Signos de deshidratación: conoce más

By:
Posted: 29 marzo, 2019
Category: Mi ambiente
Tags: , ,
Comments: 0

La deshidratación ocurre cuando se pierde más líquido del que se ingiere y el cuerpo no tiene suficiente agua y otros líquidos para llevar a cabo sus funciones normales. Si no se reemplazan los líquidos perdidos, el cuerpo se deshidratará.

Te pude interesar: Componentes del agua: conócelos

Cualquiera puede deshidratarse, pero la condición es especialmente peligrosa para niños pequeños y adultos mayores. La causa más común de deshidratación es diarrea severa y vómitos.

La deshidratación también puede ocurrir en cualquier grupo de edad si no se bebe suficiente agua durante los días de calor, especialmente si se hace ejercicio vigorosamente. Por lo general, se puede revertir la deshidratación leve a moderada tomando más líquidos, pero la deshidratación severa requiere tratamiento médico inmediato.

Riesgos de deshidratación en distintos grupos


Hidratación

La sed no siempre es un indicador temprano confiable de la necesidad de agua del cuerpo. Muchas personas, especialmente adultos mayores no sienten sed hasta que ya están deshidratados. Por ello es importante aumentar la ingesta de agua durante el calor o cuando estás enfermo.

Bebés y niños: El grupo con mayor probabilidad de experimentar diarrea severa y vómitos, son los bebés y los niños, especialmente vulnerables a la deshidratación. Los niños pequeños a menudo no pueden decirle que tienen sed, ni pueden tomar una bebida para ellos mismos.

Adultos mayores: A medida que envejece, la reserva de líquidos de su cuerpo se vuelve más pequeña, su capacidad para conservar agua se reduce y su sentido de la sed se vuelve menos agudo.

Personas que trabajan o hacen ejercicio al aire libre: Cuando hace calor y está húmedo, aumenta el riesgo de deshidratación y de enfermedades por el calor. Esto se debe a que cuando el aire está húmedo, el sudor no se puede evaporar y enfriar tan rápido como normalmente lo hace, y esto puede provocar un aumento de la temperatura corporal y la necesidad de más líquidos.

Personas con enfermedades crónicas: Tener diabetes no controlada o sin tratamiento los pone en un alto riesgo de deshidratación. La enfermedad renal también aumenta su riesgo, al igual que los medicamentos que aumentan la micción. Incluso tener un resfriado o dolor de garganta lo hace más susceptible a la deshidratación porque es menos probable que sientas ganas de comer o beber cuando estás enfermo.

Las causas de deshidratación incluyen:


Diarrea, vómitos: La diarrea severa y aguda, es decir, la diarrea que aparece repentinamente y con violencia, puede causar una pérdida tremenda de agua y electrolitos en un corto período de tiempo.

Fiebre: En general, cuanto más alta sea la fiebre, más deshidratado se puede quedar. El problema empeora si tienes fiebre además de diarrea y vómitos.

Sudoración excesiva: Si realiza una actividad vigorosa y no reemplazas los líquidos a medida que avanza, puedes deshidratarte. El clima cálido y húmedo aumenta la cantidad de sudor y la cantidad de líquido que pierde.

Aumento de la micción: Esto puede deberse a diabetes no diagnosticada o no controlada. Ciertos medicamentos, como los diuréticos y algunos medicamentos para la presión arterial, también pueden causar deshidratación, generalmente porque causan que orines más.

¿Cómo prevenir la deshidratación?


Para prevenir la deshidratación, se recomienda beber muchos líquidos y consumir alimentos ricos en agua, como frutas y verduras. Es posible que las personas necesiten tomar más líquidos si están experimentando condiciones como:

Ejercicio agotador. En general, es mejor comenzar a hidratarse el día antes del ejercicio vigoroso. Producir mucha orina clara y diluida es una buena indicación de que estás bien hidratado. Durante la actividad, repone los líquidos a intervalos regulares y continúa bebiendo agua u otros líquidos después de que hayas terminado.

Clima caliente o frío. Necesitas beber agua adicional en climas cálidos o húmedos para ayudar a bajar la temperatura de tu cuerpo y para reemplazar lo que pierde a través de la sudoración. También es posible que necesites agua adicional en climas fríos para combatir la pérdida de humedad del aire seco, especialmente en altitudes elevadas.

¿Te gustó esta nota? ¡Compártela!

Artículos Relacionados

0 comentarios

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>