El agua es uno de los recursos más importantes para el ser humano, sin embargo, resulta verdaderamente contrastante los altos niveles de sustancias que la contaminan produciendo así una serie de grandes problemas.

Y precisamente para hacer un poco de conciencia al respecto de este tema, hemos preparado para ti algunos de los más importantes efectos de la contaminación del agua, esto con el fin de concientizar y promover su cuidado.

Efecto 1: incontables enfermedades

Diarrea, padecimientos estomacales, tifoidea, infecciones en las vías respiratorias y hasta cólera son sólo algunas de las enfermedades que se pueden generar como efectos de la contaminación del agua.

Una de las causas por la cual puede desencadenar enfermedades y diferentes padecimientos es que al no estar almacenada correctamente este recurso contenga bacterias y otro tipo de microrganismos que terminan alojándose en el cuerpo de una persona provocando problemas en su estómago, vías respiratorias o diferentes partes. Cabe mencionar que éste es uno de los efectos de la contaminación del agua más comunes que existen.

Efecto 2: cambios en las condiciones de los ecosistemas

El agua es básica prácticamente para cualquier tipo de ecosistema sin embargo, uno de los problemas naturales que han ocurrido en los últimos años son las sequias que están alterando diversos ecosistemas por la falta de este recurso vital el cual resulta básico para el desarrollo de los mismos.

Cada vez hay más zonas en el mundo en el que las precipitaciones no se llevan a cabo de forma regular, los terrenos se vuelven mucho más áridos, secos y sobre todo calientes provocando así que sean menos las especies que pueden resistir este tipo de temperaturas, climas y condiciones. Esto como consecuencia de la contaminación del agua y el cambio climático.

Efecto 3: muerte de animales y hasta de personas

Con relación al efecto anterior, al contaminar el agua con diversas sustancias químicas se pueden desatar desatar graves enfermedades. Para que te des una idea: los nitratos son compuestos artificiales que contaminan fuertemente el agua, lo peor es que en muchas ocasiones no se está consiente de ello y cuando la consumen algunos niños por periodos prolongados de tiempo, han llegado a causar la muerte de estos.

Otro de los compuestos que puede llegar a ser común que se encuentre en el agua y que se consume de manera «normal» en diferentes personas es el cadmio: un elemento químico que puede servir como fertilizante. Cuando éste es consumido en altas cantidades puede generar diarrea severa y daños fuertes en los riñones y hasta en el hígado.

Por supuesto que existe solución

Estos son algunos efectos de lo que puede suceder como consecuencia de la contaminación del agua por lo que es de suma importancia hacer consciencia de los fuertes efectos y así puedas actuar en consecuencia llevando a cabo acciones responsables que te permitan sentirte tranquilo y confiado que estás poniendo tu granito de arena para que estos efectos de la contaminación del agua disminuyan. En medida en que todos pensemos en colaborar podremos tener más de este recurso tan importante para todos.

En este artículo te vamos a dar a conocer más sobre los componentes del agua, ¿cómo se encuentran en el ambiente y qué propiedades tienen? También, vamos a hablar sobre lo que sucede cuando se juntan diversos elementos y forman el agua.

El más ligero de todos: el hidrógeno

Cuando miras al cielo y ves las estrellas, ¿sabías que lo que más estás viendo es hidrógeno? Las estrellas son hidrógeno en forma de plasma. Éste es el más ligero de todos los que ves en la tabla periódica e increíblemente es el que se encuentra de forma más común en toda la atmósfera y el ambiente.

Este componente del agua está muy ligado a diferentes fenómenos de los astros, planetas, satélites y otros elementos del espacio. Para que te des una idea: las auroras boreales tienen que ver con el hidrógeno. Este elemento químico cuando se combina con otros puede llegar a producir diferentes elementos que se encuentran en la tierra como es el caso del agua.

El que necesitamos en todo momento: el oxígeno

Otro de los componentes del agua es el oxígeno sin el cual no podría existir la vida en el planeta ya que éste es el que se utiliza para respirar. El oxígeno es lo que ayudan a limpiar las plantas cuando van cumpliendo su ciclo natural, además de ser uno de los componentes del agua que se requiere en todo momento.

Cabe mencionar que cuando se habla de componentes del agua y se menciona al oxígeno éste también se encuentra en la mayor parte de los animales que viven en el planeta. Se percibe en procesos de oxidación como por ejemplo cuando una manzana o el aguacate cambian su coloración es porque entran en contacto con el oxígeno y se produce una reacción de oxidación.

Así es como se forma el agua

El agua se forma cuando entran en contacto un par de moléculas de hidrógeno con una de oxígeno se forma el agua que llega a tus manos, la que utilizas para bañarte e incluso aquella que bebes de forma purificada y que utilizas a diario en casa. De ahí la importancia de cuidarla puesto que como bien sabes, el que preservemos elementos de la naturaleza ayudará a que este equilibrio se mantenga y así pueda seguir circulando este elemento dentro de nuestro ecosistema y con ello lograr todas las actividades que se realizan de forma cotidiana.

Seguramente has escuchado el término de “aguas negras” pero, sabías que éstas ¿no sólo se encuentran en el drenaje?, pueden ser procedentes del agua de lluvia a través de la infiltración en la tierra. Estas aguas negras ya tratadas, se reutilizan en diferentes actividades cotidianas, no ¡no te asustes! Es una práctica bastante normal, ¿por qué?, porque este tipo de aguas se reciclan y pueden tener un doble fin.

Pero precisamente para que no tengas dudas de la forma en la que se reciclan las aguas negras, a continuación te vamos a compartir algunas de las cosas que suceden al momento de hacer esta limpieza de ese tipo de aguas y en qué son aprovechadas. Haciendo una reflexión, piénsalo así: hay poca agua potable en el mundo, y reciclarla, de cualquier manera, es una ganancia para todos, así que utilicémosla de todas las formas posibles.

¿Qué son las aguas negras?

Comencemos por definir qué son las aguas negras, son aquellas aguas que se componen en su mayoría por los residuos fecales y orina que provienen de desechos orgánicos de los seres humanos como de los animales. También pueden contener algunos residuos y desechos tóxicos como el caso de metales pesados.

Ahora bien, se debe de ser muy consciente y cuidadoso con el manejo y uso de este tipo de aguas puesto que en términos generales contienen una serie de partículas que pueden ser nocivas para la salud, causantes de enfermedades como: tifoidea, hepatitis o cólera que si no se reciclan adecuadamente, podrían desatar problemas de salud pública.

¿Cómo se reciclan?

A continuación te daremos información del proceso a través del cual las aguas negras son tratadas, para poder reutilizarse en diferentes actividades de manera cotidiana, aquí el proceso:

1. Existe un proceso para llevar a cabo el tratamiento de estas aguas, y se lleva a cabo en las “Plantas de tratamiento de aguas residuales PTAR”, éstas cuentan con el equipo especializado para poder limpiar este tipo de líquidos.
2. En cuanto llegan estas aguas y son recibidas, se buscan los residuos sólidos, es decir, aquellos que son fáciles de eliminar o que son visibles. Se eliminan de manera fácil para que así puedan continuar el siguiente proceso de limpieza.
3. Ahora sí, con esa agua que está libre de desechos sólidos, se inicia una serie de procesos químicos a través de los cuales se pueden comenzar a eliminar todos los desechos que no son visibles. Dichos procesos tienen nombres específicos como la sedimentación en las que se espera que los desechos se asienten para que así se puedan separar, la coagulación, el cribado, la floculación y el tamizado, son los siguientes métodos que se emplean para liberar de todas las partículas nocivas al agua.
4. Después de todos esos procesos, se ingresan una serie de microorganismos, es decir una especie de “bacterias” que se introducen al agua para poderles quitar todos los agentes nocivos que puedan producir contaminación. Este tipo de microorganismos se llaman lodos activados, filtros y bacterias que son “buenos”.
5. Por último, a esta agua que ha pasado por todos los filtros antes mencionados, se le hace una última limpieza o una purificación más y aquí se le retiran los metales pesados y las sales, en cuanto eso sucede, el agua está lista para poderse reutilizar.

Pero, ¿en qué actividades se puede reutilizar?

Evidentemente no se usa para el consumo humano, es decir, para beber o lavar trastes o alimentos. Generalmente este tipo de aguas negras cuando son recicladas se pueden usar en diferentes actividades, aunque la principal podría ser el riego de diferentes cultivos, lo cual es benéfico. Ayuda a que la producción de algunos frutos o verduras crezcan de manera más rápida.

Otros de los usos que tiene este tipo de agua, puede ser en la limpieza de espacios públicos como la alimentación de las fuentes y otras actividades que no tienen que ver con el consumo humano, pero que sin duda son de mucha utilidad para las actividades cotidianas.

¡Con está información, ya queda más claro!

Ahora que ya conoces este proceso, puedes saber que las aguas negras son tratadas y posiblemente te encuentres en contacto con ellas, y como lo leías al principio, es totalmente natural. El agua que hay en nuestro planeta es poca, así que hay que aprovecharla al máximo para que todos podamos tener este recurso disponible. Lo más importante es que tengas claro que este tipo de acciones trae beneficios para todas las personas, hagamos un poco de conciencia.

 

Todos los días y a todas horas el consumo del agua es indispensable para el llevar a cabo actividades cotidianas, ya sea en el hogar, en la industria, en el comercio, en la agricultura, etc., una vez que es utilizada y entra en contacto con otras sustancias se contamina, por ejemplo: cuando alguien lava sus manos, al enjuagarlas ya va mezclada con el jabón que utilizamos más los residuos que teníamos en las manos antes de lavarlas, como: azúcar, sal, comida, aceite, en fin, un sin número de residuos que contaminan el agua.

Cuando el agua se contamina por todos estos componentes, recibe el nombre de «aguas residuales o aguas negras» de las cuales te platicaremos más adelante. Es muy interesante que tengas conocimiento de las aguas residuales, sobre todo, para que tomes conciencia de lo importante que es el cuidado de este recurso que está a nuestro alrededor y que, si no se realizan acciones pertinentes, se agotará a un ritmo más acelerado.

¿Qué son las aguas residuales?

Son aquellas que su calidad se ve afectada por el contacto con residuos (sobrantes) de las diversas actividades que se realizan, desde las aguas que son utilizadas a nivel doméstico, como aquellas que se usan en otro tipo de tareas como el caso de la ganadería o hasta de la agricultura, todo eso que se mezcla con el agua se le denomina aguas residuales.

Por ejemplo: el agua que sale de la llave de tu tarja en donde lavas los trastes y que se utiliza para enjuagar los accesorios de cocina para que éstos se encuentren limpios, una vez que tiene contacto con el jabón o cualquier otra sustancia de limpieza en automático cae en la denominación de «aguas residuales».

¿Qué contiene este tipo de agua?

En términos generales se puede decir que se encuentra «contaminada», cuando intervienen diversos componentes, como grasa, detergentes, cloro, algunos restos orgánicos, los desechos de tipo industrial que casi siempre tienen químicos nocivos para la salud, contaminantes emergentes (restos de fármacos y plaguicidas) en el caso de la agricultura o ganadería, las aguas residuales contienen herbicidas, pesticidas o fertilizantes.

También, en el caso de las instituciones de salud, sus aguas residuales pueden contener bacterias, restos de sangre y hasta materiales quirúrgicos que por error entraron en contacto con el agua. Por esta razón este tipo de agua puede encontrarse sumamente contaminada y en ningún momento debe de ser reutilizada una vez que ha tenido contacto con alguna de las actividades antes mencionada.

El agua que se utiliza en el servicio del baño

También son aguas residuales todas las que son utilizadas para el inodoro y que contiene residuos propios de los desechos humanos como el caso de las heces o de la orina. De hecho, en épocas antiguas e incluso, actualmente en algunas comunidades apartadas, que no cuentan con sistema de drenaje suelen verter este tipo de desechos directamente en la tierra y que al secarse pueden viajar a través del aire mediante el subsuelo, hasta los cuerpos de agua como ríos, arroyos, etc., y traer como consecuencia la contaminación del agua.

¿Qué se hace con este tipo de agua?


Existen plantas que someten a tratamiento las aguas residuales llamadas Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) después de llevar a cabo todo un proceso, devolverlas a las diferentes actividades para reutilizarlas en las labores de forma cotidiana.

Ahora bien, debes de saber que no es que la pongan en una coladera gigante y que automáticamente pueda reutilizarse, sino que existe un largo proceso para que este líquido vital se reintegre a las actividades cotidianas, a continuación, conocerás el proceso de una forma muy general:

  • Cuando usas el agua, ésta se desecha a través de una tubería que está conectada con el drenaje de la ciudad y éste a su vez con algunas plantas que se encargan del tratamiento de las aguas residuales.
  • Una vez que se capta esa agua (imagina que son millones de litros diariamente puesto que todas las personas la ocupan a diario, constantemente) llega a unos contenedores de gran tamaño, en la cual, se revisa y las partículas que la contaminan y que son visibles (porque suelen ser grandes), son eliminadas a través de algunos instrumentos especiales.
  • En cuanto se quitaron esos restos visibles, se pasan a otros contenedores gigantes en los que se deja reposar el agua para que así, las partículas más ligeras floten en la superficie y los sedimentos (como el caso de la arena) se asienten, una vez que ya son visibles estas capas, se retiran para que así continúe el proceso de limpieza.
  • Después de ello, existen unas bacterias que se alimentan de todos los restos que hay en el agua, y por ahí pasan estas aguas residuales que ya han sido parcialmente tratadas. Las bacterias hacen su trabajo y retiran todos los elementos vivos que podrían estar presentes en las mismas. Al final, se vuelve a decantar (proceso anterior) para que así se retiren algunas partículas que llegaran a estar presentes y que no se hayan filtrado correctamente.
  • Una vez que se termina este proceso, ahora sí, se puede regresar a su corriente normal para que sea reintegrada para diversos usos ¡y listo!

Hay que cuidarla, no cuesta nada

¿Te das cuenta que el proceso de las aguas residuales es verdaderamente complicado?, si bien, hay actividades en las que tenemos que utilizar agua, existen diferentes alternativas que podemos llevar a cabo para evitar la contaminación de la misma sin que ésta tenga que pasar por largos procesos para reintegrarse a la sociedad para su uso. Tomemos conciencia y pensemos en posibles soluciones para no contaminarla tanto, seguro que hay varias alternativas a nuestro alrededor.