La Huella Hídrica: El Agua que Hay Detrás de Todo lo que Consumimos

By:
Posted: 23 mayo, 2019
Category: Noticias
Tags: , , ,
Comments: 0

¿Alguna vez has pensado cuánta agua se utiliza en los alimentos que consumimos? ¿Has imaginado cuánta se requiere no sólo para producirla si no para empacarla y transportarla? De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Cultura, en una taza de café hay cerca de 140 litros de agua, superando a lo poco que le cabe a cualquiera de estos recipientes. A esta agua indirecta se le conoce como ‘agua virtual’ o ‘consumo indirecto’. A raíz de estos conceptos surge lo que llamamos la huella hídrica que es un indicador que nos permite saber cuál es la cantidad de agua que una persona, comunidad o un país ocupa en su día a día. [1]

El ahorro del agua no sólo depende cerrar una llave…

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, durante el periodo 1996-2005, México ocupó el segundo lugar en el mundo y el primero en América como importador neto de agua virtual, tanto por comercio agrícola, como pecuario e industrial. Los principales productos que constituyen la Huella Hídrica azul no sostenible de consumo en México son: trigo, caña de azúcar, cultivos forrajeros y maíz. [2]

Pero el consumo de agua virtual no está sólo en la alimentación, podemos encontrarlos en otras industrias como la moda. Para poder producir una camiseta sencilla de algodón, se requieren cera de 2,000 litros de agua. Afortunadamente, existe ya una conciencia sobre esta problemática y ya existen empresas que han reducido el consumo indirecto de agua como Mango, que ha reducido cerca de 10 litros por cada prenda maquilada.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Agua, en nuestro país, el 96% de agua consumida es agua virtual. Es una cifra muy alarmante, que no nos prohíbe comer, transportarnos o vestirnos; simplemente, se trata de hacer conciencia y ayudar a disminuir esta cifra. ¿Cómo podemos hacerlo? Debemos hacer un cálculo de la huella hídrica y de esa manera ver en qué actividades cotidianas podemos reducir el consumo indirecto de agua.

Hay algunos productos como es el caso del café, que pudiera ser reemplazado por otras bebidas como el té que solo requieren alrededor de 30 litros por taza. Es decir, es necesario buscar alternativas para poner nuestro granito de arena.

Fuentes:

[1] Huella Hídrica FandelAgua.com

[2] Huella Hídrica en México: análisis y perspectivas, pág. 35 a 36.

El Periódico Digital

¿Te gustó esta nota? ¡Compártela!

0 comentarios

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>