Hemos ocasionado una contaminación desenfrenada de casi todos los tipos de fuentes de agua dulce disponibles. Desde pequeños estanques y lagos hasta mares la contaminación del agua prevalece en todas partes.

Y es que el consumo de agua puede ocasionar enfermedades causadas por bacterias. Por eso es importante invertir en un purificador de agua que te ayudará a defenderte de enfermedades trasmitidas por el agua contaminada.

Aquí te mencionamos 10 enfermedades causadas por bacterias en el agua, conócelas y prepárate para evitarlas.

Enfermedades causadas por bacterias ¿cuáles son?


Disentería. Una de las enfermedades causadas por bacterias es la disentería, que es una combinación de náuseas, calambres abdominales junto con diarrea severa. En casos de disentería aguda también se puede experimentar fiebre alta y rastros de sangre en la materia fecal.
Hay dos tipos de disentería: disentería bacilar, causada por bacterias y disentería amebiana causada por amebas. Cuando cualquiera de estos se ingiere a través de agua o alimentos contaminados, uno desarrollará disentería dentro de un período de gestación de cuatro días.

Arsenicosis. El arsénico es una sustancia venenosa que a menudo se libera en aguas residuales por unidades industriales situadas en las orillas de los ríos. La arsenicosis o envenenamiento por arsénico es causada debido a la exposición crónica a pequeñas cantidades de arsénico a través del agua potable.
Esta enfermedad se caracteriza por lesiones cutáneas dolorosas También puede afectar pulmones, riñones y vejiga. Para prevenir y mejorar la calidad de ese recurso, es recomendable invertir en un purificador de agua.

Polio. Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central. Una vez que una persona contrae este virus, sufre fiebre, dolor de cabeza y convulsiones, seguido de parálisis.

Tracoma. Esta infección ocular es otra de las enfermedades causadas por bacterias en agua contaminada. El tracoma produce un engrosamiento de la superficie interna de los párpados. Esto provoca dolor en los ojos, lesión en la superficie externa o la córnea, y eventual ceguera.

Fiebre tifoidea. En todo el mundo anualmente alrededor de 12 millones de personas se ven afectadas por la fiebre tifoidea. Esta infección es causada por la bacteria Salmonella Typhi. Esta es una de las enfermedades causadas por bacterias al consumir alimentos o agua contaminada. Sus síntomas incluyen náuseas, pérdida de apetito y dolor de cabeza.

Esquistosomiasis. Esta enfermedad es causada por gusanos que se propagan por los caracoles de agua dulce que viven en aguas contaminadas. Es muy común en las zonas rurales. Los gusanos en el agua penetran en la piel mientras están en contacto con el agua contaminada, causando infecciones en el hígado, pulmones, intestinos y vejiga.

Cólera. El cólera es una infección del intestino delgado causada por una bacteria. Esta enfermedad puede matar en cuestión de horas si no se trata a tiempo. Los síntomas del cólera incluyen diarrea y vómitos, así como calambres abdominales y dolor de cabeza. Según la OMS, cada año, hay entre 21,000 y 143,000 muertes en todo el mundo debido a esta infección.

Diarrea. La diarrea es una de las enfermedades más comunes causadas por la contaminación del agua. En la mayoría de los casos es ocasionada por un virus transmitido por el agua. Otra de las causas son las bacterias y parásitos del agua contaminada con heces.

¿Cuáles son las consecuencias? Produce el paso de deposiciones sueltas y acuosas que pueden causar deshidratación y muerte en niños pequeños y bebés. ¿Cómo prevenirla? Una opción es instalando un purificador de agua en las instalaciones de tu hogar.

Malaria. La contaminación del agua ha resultado en una mayor reproducción de mosquitos portadores de parásitos. La malaria es una enfermedad causada por parásitos, que se propagan por mosquitos hembra llamados anofeles. Cuando los mosquitos pican a una persona infectada con malaria, pueden transmitir la infección a otras personas.

Esta enfermedad causa fiebre alta, dolor de cabeza y escalofríos. En casos severos, incluso puede conducir a complicaciones como anemia severa, coma y hasta la muerte.

Envenenamiento por plomo. Este envenenamiento es causado por el consumo de agua contaminada con plomo, a menudo proveniente de tuberías viejas. Esta enfermedad es particularmente dañina para los niños y puede causar una serie de problemas de salud, incluidos daños en los órganos, trastornos de sistema nervioso, anemia, presión arterial alta, enfermedad renal y problemas con el sistema reproductivo.

¡Es mejor prevenir que curar! Así es como puede mantenerse alejado de estas enfermedades!

Recuerda: las personas de todas las edades pueden ser propensas a las enfermedades causadas por bacterias. Sin embargo, puedes prevenirlas practicando una higiene adecuada. La más simple de todas las medidas de prevención es consumir agua purificada. Para asegurar su calidad, una alternativa es adquirir un purificador de agua. Además, es de suma importancia que te laves las manos.

El agua es un elemento que se transforma de manera natural en tres diferentes estados: sólido, líquido y gaseoso. Dependiendo de la temperatura y la presión atmosférica, se pueden manifestar los estados del agua. Debido a esto, algunas regiones geográficas del mundo experimentan humedad, lluvia, nieve o incluso una combinación de los tres estados del agua.

El agua líquida está presente en muchos lugares como en los océanos, los ríos, los lagos, en los mantos acuíferos, la lluvia, cuando sale del grifo, etc.

El agua sólida, es otro de los estados del agua, esto sucede cuando el agua en estado líquido llega a una temperatura de 0º grados. La podemos apreciar  en forma de  hielo, nieve o en las heladas.

Otro de los estados del agua, se presenta cuando el agua en estado líquido se calienta, es decir, al llegar a un punto de ebullición se evapora y se convierte en estado gaseoso. El cual es incoloro e inodoro.

A continuación, te presentamos más información sobre los estados del agua.

Estados del agua: sólido, líquido y gaseoso

Los estados del agua tienen diferentes características. El calor puede convertir el hielo sólido en agua líquida a través del proceso de fusión, y con calor adicional, el agua líquida se puede convertir en gas, es decir, vapor de agua. Del mismo modo, el enfriamiento convierte el agua líquida en hielo sólido a través del proceso de congelación.

Uno de los estados del agua, es el gaseoso. En él, las moléculas de agua tienen pocos enlaces de hidrógeno y más espacio entre ellas, lo que hace que el vapor sea más ligero y menos denso que el agua o el hielo. Mientras que las moléculas de H₂O están más juntas en estado líquido, es decir que hay menos enlaces de hidrógeno que en el hielo sólido.

Una de las claves de los estados del agua son los enlaces de hidrógeno. La cantidad de enlaces entre las moléculas determina si el agua será sólida, líquida o gaseosa.

En estado sólido, las moléculas de agua tienen el número máximo de enlaces de hidrógeno, dando al agua la característica de hielo. El agua en su estado líquido, tiene menos enlaces de hidrógeno, lo que da como resultado su carácter fluido.

Cada que surge un cambio en los estados del agua, de sólido a líquido o a gaseoso, los enlaces de hidrógeno se rompen, permitiendo a las moléculas de agua tener más movimiento. Es así como a través del cambio de los estados del agua surge el ciclo hidrológico que es esencial para la vida y el desarrollo de los seres vivos. De esta manera se purifica el agua y se distribuye en el medio ambiente.

El agua en estado sólido es agua congelada. El agua se congela a 0º grados, en este momento las moléculas se separan, compactando el hielo por lo que es menos denso que el agua. Esto significa que el hielo es más ligero que el volumen del agua, razón por la que el hielo flota en ella.

El agua es fluida y es uno de los estados del agua con el que estamos más familiarizados. Día con día demandamos agua líquida de muchas maneras, para consumo doméstico, para la realización de actividades comerciales, industriales, por mencionar algunas.

El agua como vapor de gas está presente en el aire que nos rodea, y es imperceptible. Cuando hierves el agua, cambia de un estado líquido a gaseoso o vapor de agua. A medida que el vapor de agua se eleva en la atmósfera, éste se enfría  y empiezan a formarse pequeñas gotas que al unirse se generan las nubes. Esta nube de vapor es como aquellas que vemos en fel cielo.

El vapor de agua se adhiere a pequeñas partículas de polvo en el aire. Formando gotas de lluvia en temperaturas cálidas y en temperaturas frías se congela y se forma nieve o granizo.

El ciclo del agua

Los estados del agua, los vemos en el ciclo hidrológico, que es un continuo en el que el agua se evapora, viaja en el aire y se convierte en parte de una nube, se precipita a la tierra en forma de lluvia y luego se evapora nuevamente. Esto se repite una y otra vez. El agua se mueve y cambia de estado sólido a líquido y gaseoso, una y otra vez.

La precipitación crea una escorrentía que viaja sobre la superficie del suelo y ayuda a recargar los mantos acuíferos. Algunos lugares reciben más precipitación que otros. Estas áreas generalmente están cerca de los océanos o grandes masas de agua que permiten que se evapore más agua y se formen las nubes.

Otras poblaciones reciben menos precipitación. A medida que las nubes se mueven hacia arriba y sobre las montañas, el vapor de agua se condensa para formar la precipitación, se congela y se transforma en nieve.

El agua es un elemento vital para el desarrollo de la vida, si vemos a nuestro alrededor nos daremos cuenta que nos encontramos rodeados por este importante líquido: nuestro planeta tiene agua en un 70%, el cuerpo humano está constituido por agua, aproximadamente del 75% al nacer y el 65% en la edad adulta. En las actividades domésticas como la cocina uno de los ingredientes básicos para cualquier preparación es agua, ¿te das cuenta, que sí es un recurso vital?. Para cualquier actividad cotidiana se requiere de este recurso, en el hogar, en la producción de alimentos, en la industria, en el comercio, en la agricultura, etc. Hay una serie de características del agua que han sorprendido a propios y extraños.

Es por eso que a continuación te daremos información sobre algunas características del agua que seguramente ya conocías, es un hecho que son muy interesantes ya que al ser tan cotidiano su uso muchas veces las personas no nos percatamos de la importancia de conocer un poco más sobre las propiedades que posee este líquido que está presente en todas partes. Así que ponemos a tu disposición la siguiente información.

¿Qué pasa cuando se congela?

Muchos elementos que se encuentran en la naturaleza al congelarse suelen contraerse, pero en el caso del agua es justamente lo contrario: se expande, esto significa que cuando se congela el agua aumenta de volumen, es decir, una cantidad de agua ocupa cierto “volumen” sin embargo al momento de volverse hielo éste se hace más grande. Tiene que ver directamente con una propiedad que tienen los puentes de hidrógeno (lo que mantiene unidos a los átomos de hidrógeno y oxígeno) que, al exponerse a bajas temperaturas, en vez de contraerse se dilatan.

Ésta es una de las características del agua que sólo este elemento tiene, además que muchas composiciones químicas que están en la naturaleza y en el entorno cotidiano al congelarse pierden sus propiedades. Cuestión que no pasa con el agua, ya que ésta, al descongelarse, regresa al mismo estado en el que se encontraba originalmente.

Está presente en sus tres estados de forma natural

Está presente en sus tres estados de forma natural

Otra de las características del agua es que es posible de encontrarse en sus tres estados: sólido, líquido y gaseoso como parte cotidiana, cosa que no sucede con otros elementos: pero en el caso del agua, por supuesto que se encuentra en estado sólido en todas las zonas polares del planeta y ésta es su forma natural.

Líquido, pues sólo es cuestión de ver el mar, ríos, lagos, etc., que se encuentra alrededor de los continentes que forman parte del globo terráqueo en el que habitamos y en el caso del estado gaseoso, pues nada más se debe voltear a los géiseres, volcanes y demás formaciones volcánicas que guardan en su interior una gran cantidad de agua que por las altas temperaturas se convierten en fumarolas de gas. Como te puedes dar cuenta, están presentes los tres estados en el entorno. En estado sólido lo puedes observar en los glaciares y montañas nevadas.

En su estado natural tiene mucha tensión

Ésta es otra de las características del agua que resulta bastante insólita ya que sólo el mercurio y el agua son los únicos que tienen esa propiedad que consiste en que se mantenga «firme» en su estado natural; la mayoría de los otros elementos se deshacen en su forma normal, para que lo entiendas mejor: seguro que te ha tocado ver cómo se mantienen las gotas de agua encima de una hoja causado por el rocío de la noche o incluso, cuando se derrama un vaso al que le sirves un poco de este líquido y se rebasa ligeramente.

Esta propiedad únicamente la tienen el mercurio y el agua, que se mantienen de forma tensa, esto se conoce como tensión superficial que es algo totalmente natural en la estructura del agua y tiene que ver directamente con lo que leíste anteriormente de los puentes de hidrógeno. Algo interesante.

Es lubricante y adherente ¡al mismo tiempo!

¿Has puesto atención en esto?, sin que le agregues absolutamente nada, el agua se vuelve un lubricante, lo puedes observar fácilmente cuando lavas el piso y éste queda resbaloso y no tiene ninguna relación con el detergente líquido, cloro o limpiador que decidas ponerle al agua, con el simple hecho de poner agua, en automático se consigue esa capacidad de lubricar cualquier superficie haciéndola resbalosa.

Pero también puede funcionar como un adherente, un ejemplo muy fácil de entender: te ha pasado que la mesa de tu comedor (que tiene algún vidrio encima de la base) cuando se encuentra mojada, en automático se vuelve súper complicado de separarse porque el agua tiene también esa propiedad sin necesidad de colocarle algún tipo de pegamento, es otra de las características especiales del agua.

¿Todas estas características del agua son sorprendentes

Ahora que las conoces, ¿reflexionaste acerca de lo maravillosa que es el agua?, es un elemento que tenemos por naturaleza, casi siempre al alcance de nosotros y en muchas ocasiones no se valora por la facilidad de tenerla. Así como las características del agua que acabas de leer hay otras que han resultado tema de muchos estudios a nivel científico, ya sabes un poco más de esta composición hecha por dos átomos de hidrógeno y un átomo oxígeno H2O.

Todos los días y a todas horas el consumo del agua es indispensable para el llevar a cabo actividades cotidianas, ya sea en el hogar, en la industria, en el comercio, en la agricultura, etc., una vez que es utilizada y entra en contacto con otras sustancias se contamina, por ejemplo: cuando alguien lava sus manos, al enjuagarlas ya va mezclada con el jabón que utilizamos más los residuos que teníamos en las manos antes de lavarlas, como: azúcar, sal, comida, aceite, en fin, un sin número de residuos que contaminan el agua.

Cuando el agua se contamina por todos estos componentes, recibe el nombre de «aguas residuales o aguas negras» de las cuales te platicaremos más adelante. Es muy interesante que tengas conocimiento de las aguas residuales, sobre todo, para que tomes conciencia de lo importante que es el cuidado de este recurso que está a nuestro alrededor y que, si no se realizan acciones pertinentes, se agotará a un ritmo más acelerado.

¿Qué son las aguas residuales?

Son aquellas que su calidad se ve afectada por el contacto con residuos (sobrantes) de las diversas actividades que se realizan, desde las aguas que son utilizadas a nivel doméstico, como aquellas que se usan en otro tipo de tareas como el caso de la ganadería o hasta de la agricultura, todo eso que se mezcla con el agua se le denomina aguas residuales.

Por ejemplo: el agua que sale de la llave de tu tarja en donde lavas los trastes y que se utiliza para enjuagar los accesorios de cocina para que éstos se encuentren limpios, una vez que tiene contacto con el jabón o cualquier otra sustancia de limpieza en automático cae en la denominación de «aguas residuales».

¿Qué contiene este tipo de agua?

En términos generales se puede decir que se encuentra «contaminada», cuando intervienen diversos componentes, como grasa, detergentes, cloro, algunos restos orgánicos, los desechos de tipo industrial que casi siempre tienen químicos nocivos para la salud, contaminantes emergentes (restos de fármacos y plaguicidas) en el caso de la agricultura o ganadería, las aguas residuales contienen herbicidas, pesticidas o fertilizantes.

También, en el caso de las instituciones de salud, sus aguas residuales pueden contener bacterias, restos de sangre y hasta materiales quirúrgicos que por error entraron en contacto con el agua. Por esta razón este tipo de agua puede encontrarse sumamente contaminada y en ningún momento debe de ser reutilizada una vez que ha tenido contacto con alguna de las actividades antes mencionada.

El agua que se utiliza en el servicio del baño

También son aguas residuales todas las que son utilizadas para el inodoro y que contiene residuos propios de los desechos humanos como el caso de las heces o de la orina. De hecho, en épocas antiguas e incluso, actualmente en algunas comunidades apartadas, que no cuentan con sistema de drenaje suelen verter este tipo de desechos directamente en la tierra y que al secarse pueden viajar a través del aire mediante el subsuelo, hasta los cuerpos de agua como ríos, arroyos, etc., y traer como consecuencia la contaminación del agua.

¿Qué se hace con este tipo de agua?


Existen plantas que someten a tratamiento las aguas residuales llamadas Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) después de llevar a cabo todo un proceso, devolverlas a las diferentes actividades para reutilizarlas en las labores de forma cotidiana.

Ahora bien, debes de saber que no es que la pongan en una coladera gigante y que automáticamente pueda reutilizarse, sino que existe un largo proceso para que este líquido vital se reintegre a las actividades cotidianas, a continuación, conocerás el proceso de una forma muy general:

  • Cuando usas el agua, ésta se desecha a través de una tubería que está conectada con el drenaje de la ciudad y éste a su vez con algunas plantas que se encargan del tratamiento de las aguas residuales.
  • Una vez que se capta esa agua (imagina que son millones de litros diariamente puesto que todas las personas la ocupan a diario, constantemente) llega a unos contenedores de gran tamaño, en la cual, se revisa y las partículas que la contaminan y que son visibles (porque suelen ser grandes), son eliminadas a través de algunos instrumentos especiales.
  • En cuanto se quitaron esos restos visibles, se pasan a otros contenedores gigantes en los que se deja reposar el agua para que así, las partículas más ligeras floten en la superficie y los sedimentos (como el caso de la arena) se asienten, una vez que ya son visibles estas capas, se retiran para que así continúe el proceso de limpieza.
  • Después de ello, existen unas bacterias que se alimentan de todos los restos que hay en el agua, y por ahí pasan estas aguas residuales que ya han sido parcialmente tratadas. Las bacterias hacen su trabajo y retiran todos los elementos vivos que podrían estar presentes en las mismas. Al final, se vuelve a decantar (proceso anterior) para que así se retiren algunas partículas que llegaran a estar presentes y que no se hayan filtrado correctamente.
  • Una vez que se termina este proceso, ahora sí, se puede regresar a su corriente normal para que sea reintegrada para diversos usos ¡y listo!

Hay que cuidarla, no cuesta nada

¿Te das cuenta que el proceso de las aguas residuales es verdaderamente complicado?, si bien, hay actividades en las que tenemos que utilizar agua, existen diferentes alternativas que podemos llevar a cabo para evitar la contaminación de la misma sin que ésta tenga que pasar por largos procesos para reintegrarse a la sociedad para su uso. Tomemos conciencia y pensemos en posibles soluciones para no contaminarla tanto, seguro que hay varias alternativas a nuestro alrededor.

El ciclo del agua es un proceso mediante el cual la naturaleza se encarga de devolvernos ese vital líquido para el desarrollo de la vida y la existencia de los seres vivos. Existen un par de leyes en cuanto a la materia y a la energía, en estas se indican que ésta no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Prácticamente sucede lo mismo con el agua en gran medida porque ésta se encuentra cambiando de manera constante y uno de los procesos a través de los que se logra las modificaciones de su estado es producto del ciclo del agua.

A continuación, te vamos a explicar cómo se realiza el ciclo del agua y porqué es importante que todos lo conozcamos. Así que prepárate para entender más sobre este proceso del cual dependemos totalmente para que la tierra pueda seguir funcionando de una forma adecuada.

¿Qué es el ciclo del agua?

Es el cambio de estado del agua, moviéndose de un lugar a otro: es decir, de pasar de un estado líquido a uno gaseoso para así convertirse (de acuerdo con diferentes condiciones de la naturaleza) nuevamente en líquido o sólido gracias al proceso natural de este elemento. Se repite de forma constante y mientras haya agua en el planeta, seguirá sucediendo este proceso conocido como ciclo del agua, que consiste en: Evaporación, condensación, precipitación, infiltración y escorrentía.

Etapas del ciclo del agua

Evaporación: el ciclo del agua comienza con esta etapa en ella, el calor del sol cumple una función muy importante porque éste es el encargado de hacer que el agua que está contenida en los océanos, mares, lagos, lagunas y demás cuerpos de agua se comience a evaporar y ésta irá subiendo a la atmósfera, donde se concentra para empezar a formar las nubes, sí, lo que ves en el cielo es agua en estado gaseoso.

Condensación: ésta es la segunda etapa del ciclo del agua, es donde esos gases se concentran para formar las nubes y neblina, ahí se concentrará hasta un determinado momento en el que ésta nuevamente regresará a la tierra en otra forma, en el sigue paso del ciclo del agua.

Precipitación: es el tercer paso del ciclo del agua, en términos más sencillos es la lluvia, aquí es cuando esas nubes se rompen y entonces caen en forma de pequeñas gotas de agua y regresa en forma líquida. Cabe mencionar que, en algunos lugares de la tierra, cuando las condiciones de la atmósfera son sumamente frías, la precipitación podría ser en forma sólida a través de la nieve o del granizo, que cuando se deshaga será líquido nuevamente.

Infiltración: cuando ya cayó en la superficie, en automático se comienza otra fase dentro del ciclo del agua, esto no es otra cosa más que el agua que penetra en la tierra y sirve para alimentar diferentes frutos que se encuentran plantados, también para que muchos animales puedan realizar distintas funciones. Otra parte traspasa la capa superficial de la tierra para nutrir los mantos subterráneos o freáticos.

Escurrimiento: es el último paso, ya que, gracias a las condiciones de la tierra, es posible que el agua que ya cayó, nuevamente se vaya a los mares, lagos, ríos y demás formaciones acuáticas que están en el planeta para que así, estos se recarguen y se pueda realizar nuevamente el ciclo.

En esto consiste el «ciclo del agua» es un proceso que se realiza constantemente, una vez que concluye, vuelve a empezar y esto sucederá mientras haya cuerpos de agua en la naturaleza. De ahí que es muy importante el cuidado de todas las formaciones acuíferas en el planeta y que éstas no estén contaminadas, puesto que, si así sucede, el agua que se precipite podría contener este tipo de elementos nocivos para la salud.

Recuerda que esta agua que se precipita constantemente, es posible recolectarse y almacenarse en diferentes recipientes para aprovecharla de manera eficiente. Cabe mencionar que ésta no es potable, es decir, que no se debe de beber, sin embargo, se puede utilizar para diferentes actividades en el hogar como limpieza de las áreas interiores y exteriores, el servicio de baño, lavar el auto, regar el jardín, etc., se puede utilizar perfectamente, así que ahora que ya conoces el ciclo del agua, aprovecha al máximo toda el agua que nos rodea.