De acuerdo a datos del Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental tan solo el 2.5% de toda el agua en el mundo es agua dulce y solo el 1% es agua disponible para consumo humano y los ecosistemas. ¿Preocupante no? La falta de agua potable es uno de los mayores problemas del agua que afecta a millones de personas cada año.

Los problemas del agua son provocados por diferentes causas de contaminación, en algunas zonas rurales las fuentes de agua se encuentran contaminadas debido a la falta de saneamiento y la ausencia de plantas de tratamiento de desechos. Los niveles globales de contaminantes causan un efecto negativo en el agua potable limpia.

Otra causa es el uso excesivo del agua subterránea en industrias agrícolas. Más del 70% de nuestra agua se utiliza para cultivar y la mayoría se desperdicia debido a técnicas de riego deficientes y a roturas en las tuberías, que pueden presentar fugas.

Los problemas del agua también se originan por su uso excesivo e indebido. Así mismo, una gran cantidad de agua subterránea disponible, en las partes más afectadas del mundo están plagadas de enfermedades debido a la falta de tratamiento del agua.

Por otro lado, la falta de educación e información también conducen al uso excesivo del agua en áreas que no requieren tanta cantidad de ese recurso. En definitiva, estas situaciones influyen directamente en la agricultura,  educación, salud y desarrollo de los países. A continuación compartimos algunos datos, que son preocupantes.

Problemas del agua y algunos ejemplos

Acceso al agua. Las cifras son alarmantes, de acuerdo a cifras del periódico el Financiero, el uso promedio de agua oscila entre 150 y 300 litros por persona diarios en la mayoría de los países de Europa y hasta menos de 10 litros en los países en desarrollo. La distancia promedio caminada por mujeres en África y Asia para buscar agua es de 6 kilómetros. A menudo son acompañadas por sus hijas, quienes pierden la oportunidad de ir a la escuela y recibir educación.

Los habitantes de los barrios marginales de Yakarta, Manila y Nairobi pagan entre 5 y 10 veces más por el agua que los que viven en Londres o Nueva York. ¡Increíble!

En Manila, el costo de una conexión a la red de agua representa ingresos equivalentes a tres meses para el 20% más pobre de los hogares, llegando a seis meses en la zona urbana de Kenia.

Problemas graves de salud. En muchos países, una gran proporción de la población toma agua de canales y zanjas que a menudo contaminadas por lo que millones de personas mueren cada año debido a enfermedades causadas por agua contaminada.  Niños, niñas, mujeres embarazadas y adultos mayores son los sectores más afectados por estos problemas del agua.

Ausencia de saneamiento. Más de 750 millones de personas carecen de agua potable en el mundo según datos de la UNICEF. En ese sentido, no es posible tener una vida digna sin baños o letrinas limpias e higiénicas por ello el desarrollo de diversas bacterias y enfermedades que se desarrollan en ciertas zonas, sobre todo de pobreza extrema.

Por ello la importancia de informarse y cuidar el agua ya que es uno de los recursos naturales vitales para sobre vivir. Comienza a tomar acciones para evitar contaminar el agua y consumir botellas convencionales, prefiere mejor el uso de filtros y purificadores de agua y ahorra en la medida de lo posible la mayor cantidad de agua.

El agua también puede ser la fuente perfecta para que se desarrollen diferentes tipos de microoganismos muchos de ellos culpables de algunos padecimientos que pueden llegar a ser mortales si no se sigue un tratamiento adecuado para regularlos.

Como sabes, existen diversas enfermedades por agua contaminada, de ahí que en muchas ocasiones debas de ser mucho más cuidadoso de las fuentes de las que te abasteces de este recurso, todo ello con el objetivo de evitar ciertas enfermedades por agua contaminada. Conozcamos algunas de las más comunes.

¿Cómo se generan enfermedades por agua contaminada?

Generalmente sucede por dos razones: la primera de ellas es que hay algunos contaminantes que son vertidos al agua los cuales hacen que su calidad se vea afectada de tal manera que al entrar en contacto con el ser humano se desaten algunas enfermedades.

La segunda es que en ciertas ocasiones, algunas bacterias o virus se reproducen de una forma sencilla dentro de diferentes cuerpos de agua lo cual al llegar a tener contacto con el ser humano pueden provocar el desarrollo de diversas enfermedades por agua contaminada. Ambas condiciones pueden resultar de sumo peligro para la salud de una persona atrayendo enfermedades mortales, conócelas.

Hepatitis A

Este tipo de hepatitis generalmente se contagia por vía oral o fecal a través de alimentos preparados o manipulados por una persona infectada que no se lava bien las manos. También se puede contagiar a través de agua contaminada con heces humanas

La mejor forma de combatirla es a través de conseguir un buen purificador de agua que ayude a que cualquier tipo de bacteria o de microorganismo se pueda eliminar totalmente del líquido para que así no se corra ningún tipo de riesgo.

Amebiasis o Disentería Amebiana

Ésta es otra de las enfermedades por agua contaminada, se contrae una vez que se tiene contacto con agua o con alimentos que han estado tocados por el Entamoeba histolytica que es el protozoario causante de este padecimiento que dentro de sus principales características es que se queda instalado en el intestino y lo que provoca es que los diferentes nutrientes no puedan ser absorbidos por el organismo de manera adecuada, conllevando así pérdida de peso, diarrea y efectos secundarios.

Para evitar la contracción de este padecimiento es básico que sepas de dónde proviene el agua que bebes y que usas para tus actividades cotidianas, de lo contrario podrías ponerte en riesgo, incluso a tu familia. Si no tienes mucha certeza del agua que compras en botellas convencionales, la sugerencia es que compres un buen filtro purificador de agua. Prefiere aquellos que tienen carbón activado e impregnados con plata coloidal, te serán de mucha utilidad.

Leptospirosis

Ésta que es otra de las enfermedades por agua contaminada que afecta con fiebre, dolor de cuerpo, diarrea, vómito y hasta escalofríos a quien lo padece. Se transmite a través de una bacteria que se encuentra presente la orina de las ratas o de algunos otros animales domésticos. La forma en que ataca al cuerpo humano es cuando este tipo de bacterias tienen contacto con alguna herida de la piel de una persona o también, cuando éstas se exponen a las mucosas del cuerpo como ojos, nariz o garganta.

¿Ya viste que hay varias enfermedades por agua contaminada? Y éstas son sólo algunas de ellas porque existe una larga lista. Lo ideal es que tengas claro cuál es la procedencia del agua que bebes y que ésta se encuentre completamente limpia, así te evitarás un sinfín de problemas, tenlo siempre en cuenta.

La contaminación del agua tiene lugar en lagos, ríos, océanos y aguas subterráneas y representa un problema muy importante especialmente en medida que crece la producción de sustancias potencialmente dañinas. Con el calentamiento global y el cambio climático, nuestro planeta atraviesa una aguda crisis de agua. Además, con el crecimiento de la población los recursos hídricos también se están contaminando a un ritmo acelerado.

Si bien no existe una medida única para detener la contaminación del agua, existen varias cosas que podemos hacer para reducir la contaminación.

¿Cómo evitar la contaminación del agua?

 

  • Usa menos plástico. El plástico que consumimos puede tardar más de cinco siglos antes de degradarse, por lo tanto, procura consumir la menor cantidad posible de productos de este material y reutiliza los envases tantas veces como sea posible, además usa botellas de vidrio que son más amigables con el medio ambiente. Estas acciones limitan el consumo de plástico y en consecuencia, menos residuos terminarán en los ríos, lagos y océanos del mundo.
  • No deseches aceites en el fregadero, mejor recolecta el aceite en una botella y tíralo a la basura.
  • Productos químicos de limpieza. Al igual que los aceites, los productos químicos de limpieza contaminan cuando entran en contacto con el agua, procura desechar los restos de estos en el bote de basura y no en el fregadero.
  • Nunca tires los medicamentos en el escusado. Colócalos en una bolsa y tíralos en la basura.
  • Utiliza el lavavajillas y la lavadora en carga completa, así ahorras agua.
  • Limita el consumo de detergentes. En su lugar, usa productos ecológicos biodegradables, aunque pueden ser más caros, representan una buena inversión.

Otras medidas para no contaminar el agua en el hogar:

  • Todo el mundo desea un buen jardín en su casa, pero es increíble la cantidad de agua que desperdiciamos en su mantenimiento. Instala en tu vivienda un colector de agua de lluvia para que puedas usarla para regar tu césped y plantas, además, evita los pesticidas.
  • Tanques sépticos. Si tienes un tanque séptico, asegúrate de que drene directamente al sistema de alcantarillado.
  • Usa agua con moderación. En el baño, cierra el grifo mientras cepillas tus dientes y toma duchas de 10 minutos y reutiliza el agua para el escusado, regar plantas y lavar el auto.
  • Si ves a alguien tirando basura cerca del agua, pídele que la tire en otro lugar, si encuentras basura en el piso, recógela, ponla en una bolsa y tírala cuando llegues a casa. Es fácil pensar que alguien más hará el trabajo, pero todos podemos ayudarnos mutuamente y a nuestro entorno con pequeñas acciones.
  • Evita la contaminación química. Si notas que alguien arroja productos químicos al agua, o si te enteras de un incidente de este tipo, avisa a las autoridades.
  • Consume productos orgánicos. Si bien muchos disfrutamos comiendo carne, es importante pensar en el impacto ecológico de las granjas industriales. Estos establecimientos producen enormes cantidades de residuos, lo que daña los suministros de agua cercanos, siempre que sea posible, compra carnes orgánicas.
  • Únete a las organizaciones de conservación de agua. Si tienes tiempo, puedes colaborar con una organización de conservación de agua o donar dinero. Incluso las pequeñas donaciones pueden tener un impacto positivo en aquellos que luchan por mantener nuestro suministro de agua seguro y saludable.

¡Ya puedes comenzar a hacer grandes cambios con pequeños esfuerzos! ¡Protege el agua, protege la vida!

La contaminación del agua afecta tanto a la vida acuática como a la terrestre generando problemas de salud, desabasto de ese recurso y un daño irreparable al medio ambiente.

La contaminación en el agua se clasifica en tres grupos: fuente puntual, no puntual y transfronteriza.

Cuando la fuente de contaminación en el agua está localizada en un solo lugar por ejemplo un derrame de petróleo, se denomina contaminación del agua de fuente puntual. Si los tipos de contaminación en el agua tienen múltiples fuentes se les conoce como no puntuales y afectan el área inmediata que rodea a dichas fuentes.

Cuando la contaminación afecta al medio ambiente a muchos kilómetros de la fuente, como los desechos nucleares, se denomina contaminación transfronteriza.

¿Cuáles son los diferentes tipos de contaminación en el agua?

 

Dentro de los grupos de contaminación antes señalados se encuentra la contaminación de aguas superficiales. El agua superficial comprende los recursos hídricos naturales que se encuentran en la superficie de la Tierra, esto incluye océanos, ríos y lagos. Cuando estos cuerpos de agua se contaminan, como resultado de sustancias peligrosas que entran en contacto y se mezclan con el agua, se conoce como contaminación en aguas superficiales.

Contaminación en aguas subterráneas: Una gran parte del agua del planeta se encuentra en el subsuelo o debajo de estructuras rocosas llamadas mantos acuíferos. Los humanos a menudo usan los mantos acuíferos para obtener agua potable y construyen pozos para acceder a ellos.

La contaminación de los mantos acuíferos por lo general es causada por pesticidas y otros productos químicos que tienden a penetrar a través de las capas de suelo y contaminar el agua debajo de ellas.

Contaminación Microbiológica: Esta es una forma natural de contaminación causada por microorganismos; la mayoría de ellos prosperan en el agua y pueden hacer que los peces, animales terrestres y humanos se enfermen. Los microorganismos como las bacterias, los virus y los protozoos generan enfermedades graves como el cólera. En los países pobres, no hay instalaciones para tratar el agua y por lo tanto, la salud pública se ve afectada.

Contaminación por agotamiento de oxígeno: Los microorganismos que prosperan en el agua se alimentan de sustancias biodegradables; cuando una gran cantidad de material biodegradable se mezcla con el agua, la cantidad de microorganismos aumenta y utiliza todo el oxígeno disponible, ocasionando su agotamiento. Si los niveles de oxígeno en el agua bajan, los microorganismos aeróbicos inocuos mueren y los anaeróbicos prosperan, algunos de los cuales son perjudiciales para las personas, el medio ambiente y los animales, ya que producen toxinas como el amoniaco y los sulfuros.

Contaminación de nutrientes: Algunas aguas residuales y escorrentías agrícolas contienen una gran cantidad de nutrientes disueltos en ellas; estos pueden causar exceso de crecimiento de algas. Las algas consumen el oxígeno, lo cual puede destruir el hábitat acuático y también conducir a la contaminación del agua, haciéndola inadecuada para el consumo humano.

Contaminación de la materia suspendida: Cuando las moléculas de materia presentes en el agua son demasiado grandes, no se disuelven. Esto se denomina material particulado y puede conducir a la contaminación del agua. Las partículas suspendidas se depositan y forman una gruesa capa de limo en el fondo que daña la vida en el suelo de los ríos y lagos. Las sustancias biodegradables suspendidas en el agua también causan un crecimiento acelerado de los microorganismos anaeróbicos presentes en él, afectando su pureza.

Contaminación química: Las actividades agrícolas e industriales producen químicos que pueden escurrir en los diferentes cuerpos de agua y contaminarlos. Los metales y solventes de las obras industriales contaminan los ríos y lagos, poniendo en peligro la vida acuática en ellos. En las granjas, los pesticidas químicos se utilizan para controlar las malas hierbas, insectos y hongos; estos tienden a envenenar la vida acuática, a los humanos y otros animales que beben esta agua y/o consumen los peces infectados.

Derrames de petróleo: Finalmente, los derrames de petróleo son otro tipo de contaminación en el agua; a pequeña escala tienen efectos localizados, pero a gran escala, causan problemas muy graves.

El petróleo derramado puede causar la muerte de peces y otras criaturas marinas, incluso se adhiere a las plumas de las aves, afectando su capacidad para volar. Este tipo de contaminación es muy preocupante, debido a que es de difícil control.

La contaminación del mar es un problema cada vez más grande ya que además de ser un gran ecosistema también es fuente de alimentación de una gran variedad de seres vivos y al agravarse, pone en peligro la existencia de muchas especies dentro del planeta. Pero ¿qué es lo que causa la contaminación del mar? En las siguientes líneas te lo explicamos.

La contaminación del mar tiene que ver con todos los desechos que el ser humano produce. Los plásticos son uno de los contaminantes más comunes del mar y van desde los más pequeños como los popotes, hasta aquellos como botellas, recipientes o hasta redes de plástico que la gente utiliza en la playa y deja en la arena, produciendo que muchas especies de enrollen y mueran.

Otros contaminantes muy comunes son los residuos de los barcos; diversas plantas se encargan de almacenar grandes contenedores de residuos químicos que algunos meses después son tirados directamente en el mar, provocando que las especies de flora y fauna que allí habitan se enfrenten a graves problemas.

Existen otros elementos que producen contaminación del mar, tal es el caso de las pilas o baterías. Estas contienen químicos que llegan a destruir a toda la flora y fauna que se encuentre alrededor de ellas, de ahí que la recomendación siempre sea utilizar de las que son recargables y desecharlas de manera responsable en contenedores especiales.

Modifica la cadena alimenticia

Seguro has escuchado hablar de la cadena alimenticia, donde las especies se alimentan entre sí para sobrevivir. Esto es normal en la naturaleza, sin embargo, la contaminación puede afectar a que las especies se reproduzcan y provocando la sobrepoblación de otras.

Hay que ser consiente de nuestras acciones

Como te puedes dar cuenta, el problema no es tan pequeño como pudiera parecer, verdaderamente es algo grave que afecta a todo mundo. No se trata de crear alarma, sin embargo, si se sigue contaminando a este ritmo seguramente no pasará mucho tiempo para que extingan más especies.

El compromiso es de todos, pequeñas acciones pueden ayudar a que se arme una gran cadena que permita que las especies vivan por mucho tiempo y que la contaminación del mar no sea un problema que ponga en peligro la sobrevivencia del mismo hombre sobre la tierra. Pongamos todos de nuestra parte