La contaminación del mar es un problema cada vez más grande ya que además de ser un gran ecosistema también es fuente de alimentación de una gran variedad de seres vivos y al agravarse, pone en peligro la existencia de muchas especies dentro del planeta. Pero ¿qué es lo que causa la contaminación del mar? En las siguientes líneas te lo explicamos.

La contaminación del mar tiene que ver con todos los desechos que el ser humano produce. Los plásticos son uno de los contaminantes más comunes del mar y van desde los más pequeños como los popotes, hasta aquellos como botellas, recipientes o hasta redes de plástico que la gente utiliza en la playa y deja en la arena, produciendo que muchas especies de enrollen y mueran.

Otros contaminantes muy comunes son los residuos de los barcos; diversas plantas se encargan de almacenar grandes contenedores de residuos químicos que algunos meses después son tirados directamente en el mar, provocando que las especies de flora y fauna que allí habitan se enfrenten a graves problemas.

Existen otros elementos que producen contaminación del mar, tal es el caso de las pilas o baterías. Estas contienen químicos que llegan a destruir a toda la flora y fauna que se encuentre alrededor de ellas, de ahí que la recomendación siempre sea utilizar de las que son recargables y desecharlas de manera responsable en contenedores especiales.

Modifica la cadena alimenticia

Seguro has escuchado hablar de la cadena alimenticia, donde las especies se alimentan entre sí para sobrevivir. Esto es normal en la naturaleza, sin embargo, la contaminación puede afectar a que las especies se reproduzcan y provocando la sobrepoblación de otras.

Hay que ser consiente de nuestras acciones

Como te puedes dar cuenta, el problema no es tan pequeño como pudiera parecer, verdaderamente es algo grave que afecta a todo mundo. No se trata de crear alarma, sin embargo, si se sigue contaminando a este ritmo seguramente no pasará mucho tiempo para que extingan más especies.

El compromiso es de todos, pequeñas acciones pueden ayudar a que se arme una gran cadena que permita que las especies vivan por mucho tiempo y que la contaminación del mar no sea un problema que ponga en peligro la sobrevivencia del mismo hombre sobre la tierra. Pongamos todos de nuestra parte

A nivel mundial las formas de producción han ido cambiando; mientras en tiempos antiguos todo se realizaba de forma manual y artesanal, ahora se utilizan máquinas mucho más sofisticadas.

Pero así como se avanza en la tecnología en las industrias también hay otro factor que crece a pasos agigantados y esto se trata de la contaminación industrial, ¿has escuchado al respecto de este tema? A continuación conocerás un poco más de la contaminación industrial.

¿Qué es la contaminación industrial?

Seguramente el término te puede dar una idea más o menos acertada de a qué refiere, y es precisamente aquel tipo de contaminación que surge a raíz de los desechos de diversas industrias como: textil, petrolera, automotriz, etc.

Por supuesto que hay industrias que contaminan más que otras, pero al final todas contribuyen a fenómenos de nivel global como el calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono.

¿En dónde afecta este tipo de contaminación?

Los desechos de las industrias terminan en los mares y ríos, pero no es lo único que se contamina, puesto que muchas veces las industrias con su operación diaria afectan fuertemente la calidad del aire que respiran todas las personas.

Algunos de los contaminantes y sustancias químicas con las que trabajan las diferentes industrias producen que el suelo no se encuentre en el mejor estado, generando consecuencias como la erosión del suelo y la desaparición de diferentes espacios verdes como las selvas, bosques o las praderas.

Pero ¿por qué sucede esto?

Existen algunas causas específicas en el caso de la contaminación industrial, descatacando las siguientes:

  1. No hay políticas claras: mientras que en algunos países existen algunos residuos o materiales que son considerados como tóxicos, en otros países no lo son por lo que sin una legislación universal y así la contaminación industrial se descontrola.
  2. Crecimiento desmedido de las industrias: cada vez son más productos los que necesita el ser humano para vivir, de ahí que cada vez existan más industrias de diferentes estilos. Cabe mencionar que en ocasiones, las plantas de producción no cumplen con todos los requisitos, produciendo que lejos de ayudar a las personas con sus productos, estos generen contaminación industrial.
  3. Poca evolución de los procesos: pareciera increíble que en pleno siglo XXI algunas plantas de producción utilizan algunos métodos que si bien, son un poco más económicos, son poco prácticos y altamente contaminantes porque se producen con ciertos combustibles que son muy dañinos para el planeta, éste es un problema recurrente como causa de la contaminación industrial.
  4. Residuos mal eliminados: así como de una forma arcaica se hacen algunos procesos dentro de las diferentes industrias que generan contaminación industrial, también así de mala es la forma en la que eliminan sus residuos y de ahí que haya tantos problemas porque los componentes se quedan suspendidos en el ambiente.

¿Te queda más claro?

La contaminación industrial no es un tema para tomarse a ligera, es un hecho que estamos acabando con el planeta y en nuestras manos está detener el daño. Seguramente pensarás: “Pero yo no tengo una planta de producción industrial, ¿aun así puedo ayudar?” por supuesto que sí, la clave está en la cantidad de productos industrializados que consumes, y que analices de cuales puedes prescindir, así puedes contribuir a disminuir los niveles de contaminación industrial. Por supuesto que se puede, es cuestión de querer.

El agua es uno de los recursos más importantes para el ser humano, sin embargo, resulta verdaderamente contrastante los altos niveles de sustancias que la contaminan produciendo así una serie de grandes problemas.

Y precisamente para hacer un poco de conciencia al respecto de este tema, hemos preparado para ti algunos de los más importantes efectos de la contaminación del agua, esto con el fin de concientizar y promover su cuidado.

Efecto 1: incontables enfermedades

Diarrea, padecimientos estomacales, tifoidea, infecciones en las vías respiratorias y hasta cólera son sólo algunas de las enfermedades que se pueden generar como efectos de la contaminación del agua.

Una de las causas por la cual puede desencadenar enfermedades y diferentes padecimientos es que al no estar almacenada correctamente este recurso contenga bacterias y otro tipo de microrganismos que terminan alojándose en el cuerpo de una persona provocando problemas en su estómago, vías respiratorias o diferentes partes. Cabe mencionar que éste es uno de los efectos de la contaminación del agua más comunes que existen.

Efecto 2: cambios en las condiciones de los ecosistemas

El agua es básica prácticamente para cualquier tipo de ecosistema sin embargo, uno de los problemas naturales que han ocurrido en los últimos años son las sequias que están alterando diversos ecosistemas por la falta de este recurso vital el cual resulta básico para el desarrollo de los mismos.

Cada vez hay más zonas en el mundo en el que las precipitaciones no se llevan a cabo de forma regular, los terrenos se vuelven mucho más áridos, secos y sobre todo calientes provocando así que sean menos las especies que pueden resistir este tipo de temperaturas, climas y condiciones. Esto como consecuencia de la contaminación del agua y el cambio climático.

Efecto 3: muerte de animales y hasta de personas

Con relación al efecto anterior, al contaminar el agua con diversas sustancias químicas se pueden desatar desatar graves enfermedades. Para que te des una idea: los nitratos son compuestos artificiales que contaminan fuertemente el agua, lo peor es que en muchas ocasiones no se está consiente de ello y cuando la consumen algunos niños por periodos prolongados de tiempo, han llegado a causar la muerte de estos.

Otro de los compuestos que puede llegar a ser común que se encuentre en el agua y que se consume de manera «normal» en diferentes personas es el cadmio: un elemento químico que puede servir como fertilizante. Cuando éste es consumido en altas cantidades puede generar diarrea severa y daños fuertes en los riñones y hasta en el hígado.

Por supuesto que existe solución

Estos son algunos efectos de lo que puede suceder como consecuencia de la contaminación del agua por lo que es de suma importancia hacer consciencia de los fuertes efectos y así puedas actuar en consecuencia llevando a cabo acciones responsables que te permitan sentirte tranquilo y confiado que estás poniendo tu granito de arena para que estos efectos de la contaminación del agua disminuyan. En medida en que todos pensemos en colaborar podremos tener más de este recurso tan importante para todos.

El agua es vida y uno de los recursos naturales más importantes, se utiliza en casi todas las actividades humanas. Es un elemento imprescindible en el ámbito doméstico e industrial; gracias a los residuos como las bolsas plásticas y desechos químicos, nuestras fuentes de agua se han contaminado.

La contaminación del agua se produce cuando diferentes elementos se descargan en ella, esta descarga de contaminantes puede ser tanto directa como indirecta.

La contaminación del agua es un problema alarmante; el agua es un solvente que permite que la mayoría de los contaminantes se disuelvan en ella. El efecto más básico de la contaminación del agua lo sufren directamente los organismos y la vegetación que viven en ella, incluidos los anfibios. A nivel humano, muchas personas mueren debido al consumo de agua contaminada.

Las aguas residuales vertidas en las costas pueden llegar a las playas y causar un peligro para la salud de las personas y de la flora y fauna marina.

¿Cuáles son las causas de la contaminación?

Aguas residuales: Con miles de millones de personas en el planeta la eliminación de residuos de aguas residuales es un problema importante y una de las causas más importantes de la contaminación. Si bien se han logrado grandes mejoras en materia de seguridad en cuanto al acceso al agua potable, se ha avanzado relativamente poco en la mejora del saneamiento global.

La eliminación de aguas residuales afecta el entorno inmediato de las personas y provoca enfermedades como la diarrea.

Otras causas de la contaminación es aquella que proviene de metales pesados como el plomo, el cadmio, el mercurio y de los residuos radiactivos que en concentraciones bajas puede causar cáncer y otras enfermedades, pero en niveles elevados puede matar.

Fertilizantes químicos y pesticidas: Los agricultores utilizan los fertilizantes químicos y pesticidas para proteger los cultivos de insectos y bacterias y son útiles para el crecimiento de las plantas, sin embargo, cuando estos productos químicos se mezclan con el agua son nocivos. Cuando llueve, los productos químicos se mezclan con el agua de lluvia y fluyen hacia ríos y canales causando graves daños.

Actividades mineras: La minería es el proceso de extraer minerales del subsuelo, cuando estos elementos se extraen, contienen sustancias químicas nocivas que al mezclarse  con el agua pueden aumentar la cantidad de elementos tóxicos que generan graves problemas de salud.

Contaminación con aceite: Los derrames de petróleo son las causas de la contaminación más graves, sin embargo, solo una fracción de toda la contaminación del agua ocurre de esta manera.

Plásticos: Si en algún momento participaste en la limpieza comunitaria de una playa, sabrás que el plástico es la sustancia más común que verás entre las olas, ya que es uno de los materiales más comunes utilizado para fabricar prácticamente todo tipo de objetos, desde ropa hasta partes de automóviles, es liviano y flota fácilmente, por lo que puede viajar enormes distancias a través de los océanos.

La mayoría de los plásticos no son biodegradables, es decir, que no se descomponen naturalmente en el medio ambiente, lo que significa que pueden sobrevivir en el ambiente marino hasta 600 años.

Si bien los plásticos no son tóxicos, representan un gran peligro para la fauna marina, peces y otras criaturas, ya que pueden estrangular o ahogar a los peces.

Las especies foráneas son otra de las causas de la contaminación de las aguas. En algunas partes del mundo, las especies exóticas son animales o plantas de una región que se han introducido en un ecosistema diferente al que no pertenecen. Fuera de su entorno normal, no tienen depredadores naturales, por lo que rápidamente se vuelven salvajes, desplazando a los animales o plantas habituales que prosperan allí.

Las anteriores son las formas más comunes de contaminación, pero de ninguna manera son las únicas. La contaminación térmica de fábricas y centrales eléctricas también causa problemas en los ríos, debido a que cuando se eleva su temperatura, disminuye la cantidad de oxígeno que se encuentra disuelto en el agua, impactando y contaminado la vida acuática.

Antes de la Revolución Industrial del siglo XIX, las personas vivían más en armonía con su entorno. A medida que la industrialización se ha extendido por el mundo, el problema de la contaminación se ha profundizado. Cuando la población era mucho menor, nadie creía que la contaminación pudiera presentar un problema serio, incluso se creía que los océanos eran demasiado grandes para contaminarlos. Hoy, con el gran aumento demográfico, se ha hecho evidente que hay límites.

¿Qué es la contaminación del agua?

 

Cuando te preguntas sobre qué es la contaminación del agua debes saber que significa que una o más sustancias se acumulan en el agua hasta tal punto que causan problemas para los animales o personas.

En definitiva la contaminación del agua tiene que ver con la relación de la cantidad de una sustancia contaminante y el volumen de agua en que se libera. Una pequeña cantidad de un químico tóxico puede tener poco impacto si se derrama en el océano desde un barco. Pero la misma cantidad de esa sustancia química puede tener un impacto mucho mayor en un lago o río, donde hay menos agua limpia para dispersarla.

Cuando pensamos en los recursos hídricos de la Tierra, visualizamos enormes océanos, lagos y ríos. Los recursos hídricos como estos se denominan aguas superficiales, sin embargo, no toda el agua de la Tierra se asienta en su superficie. Una gran cantidad se mantiene en estructuras rocosas subterráneas conocidas como acuíferos, que alimentan nuestros ríos y suministran gran parte de nuestra agua potable. Aunque la contaminación de las aguas subterráneas es mucho menos obvia que la de las aguas superficiales, no es un problema menor.

Las aguas superficiales y subterráneas son los dos tipos de recursos hídricos afectados por la contaminación. Asimismo, la contaminación puede provenir de una fuente, como una fábrica, derrame de petróleo, o de diferentes fuentes dispersas, las cuales se llaman contaminación no puntual.

Existen dos formas para medir la calidad del agua; una manera es tomar muestras para determinar el nivel de químicos.

Otra forma de medir la calidad del agua consiste en examinar los peces, insectos y otros invertebrados ya que la mayor parte de la contaminación del agua no comienza en el agua misma. Prácticamente cualquier actividad humana puede afectar esa calidad. Cuando los agricultores fertilizan los campos, los químicos que utilizan se lavan gradualmente con la lluvia en las aguas subterráneas o superficiales cercanas, incluso, las sustancias químicas liberadas por las chimeneas pueden ingresar a la atmósfera y luego caer a la tierra en forma de lluvia, entrando a los mares, ríos y lagos, causando la contaminación del agua.

¿Cómo podemos detener la contaminación del agua?

En términos generales, hay dos cosas que pueden ayudar a abordar el problema. Por un lado la educación, y por el otro las leyes y normas.

Educación: La mejor forma para transformar una situación es informando y concientizando, de esa manera, se pueden tomar acciones para frenar esta problemática.

Leyes: Uno de los mayores problemas con la contaminación del agua es que atraviesa fronteras. No es novedad que ríos, lagos y mares cruzan países; lo mismo sucede con las fábricas e industrias. Si no existen leyes ambientales que armonicen las legislaciones locales e internacionales, es difícil detener este problema.

La contaminación del agua es un fenómeno que está acabando con cientos de espacios de este líquido vital en todo el planeta y cada vez hay más acciones que buscan detener este fenómeno. Otro de los grandes problemas que aquejan a la humanidad es la contaminación del suelo porque es ahí donde cientos de especies animales, incluido el hombre, pueden habitar y establecer sus territorios.

La contaminación del suelo es una situación que atañe a toda la población por ello a continuación conocerás cuales son las principales causas de esta.

Causa 1: acontecimientos desafortunados

Las pruebas químicas o nucleares que hacen diferentes países para realizar investigaciones de sus distintos armamentos en territorios lejanos pueden causar destrucción y contaminación del suelo a tal grado que podrían pasar miles de años para que el suelo se regenere de forma natural.

Desastres químicos como el ocurrido en la ciudad ucraniana Chernobyl en 1986, conocida mundialmente por su planta nuclear, que gracias a una prueba desafortunada, la ciudad entera fua evacuada por la cantidad de gases tóxicos liberados; este hecho produjo la contaminación del suelo compable con el Tsunami y terremoto sucedido en Japón en 2011.

Causa 2: situaciones “comunes” y cotidianas

Hay algunas acciones cotidianas que generan contaminación del suelo como los sistemas ineficientes para la eliminación de la basura urbana, la cual en muchas ocasiones termina en tiraderos a “cielo abierto” lo cual reduce toda posibilidad de emplear este suelo para otro tipo de fines, además generan gases y componentes nocivos que deterioran el suelo al grado de causar daños irreversibles.

Causa 3: por agricultura mal practicada

Algunas personas que se dedican a la agricultura en su afán de conseguir cosechas de forma más rápida, aplican diferentes componentes químicos que producen contaminación del suelo como los pesticidas, plaguicidas o fertilizantes que pueden ser peligrosos porque no son de origen natural.

Por supuesto que el uso de aguas negras para el riego también produce contaminación del suelo.

Causa 4: la industria también aporta, negativamente hablando

La eliminación de desechos es una de las políticas que deben ser reguladas por las autoridades responsables del medio ambiente en cualquier comunidad; debido a que las industrias cuentan con sistemas que no se contemplan en ninguna legislación, lo cual se traduce en problemas de contaminación del suelo.

Causa 5: también se contamina naturalmente

Este tipo de contaminación sería el menos nocivo si sucediera en pequeñas cantidades, y se refiere a que algunas rocas que contienen metales como el níquel, cromo o plomo y que por procesos naturales llegan al suelo de manera natural, contaminándolo.

Cabe mencionar que algunas actividades del hombre han desencadenado que exista una liberación excesiva de este tipo de metales y la contaminación sea mayor de lo que el suelo puede asimilar.

¡Hay que hacer conciencia!

Después conocer estas cinco causas, seguro que hay actividades que te puedes sumar para combatir la contaminación, entendiendo que una pequeña acción puede reflejarse en grandes cambios que ayuden a que nuestro planeta.

Hemos ocasionado una contaminación desenfrenada de casi todos los tipos de fuentes de agua dulce disponibles. Desde pequeños estanques y lagos hasta mares la contaminación del agua prevalece en todas partes.

Y es que el consumo de agua puede ocasionar enfermedades causadas por bacterias. Por eso es importante invertir en un purificador de agua que te ayudará a defenderte de enfermedades trasmitidas por el agua contaminada.

Aquí te mencionamos 10 enfermedades causadas por bacterias en el agua, conócelas y prepárate para evitarlas.

Enfermedades causadas por bacterias ¿cuáles son?


Disentería. Una de las enfermedades causadas por bacterias es la disentería, que es una combinación de náuseas, calambres abdominales junto con diarrea severa. En casos de disentería aguda también se puede experimentar fiebre alta y rastros de sangre en la materia fecal.
Hay dos tipos de disentería: disentería bacilar, causada por bacterias y disentería amebiana causada por amebas. Cuando cualquiera de estos se ingiere a través de agua o alimentos contaminados, uno desarrollará disentería dentro de un período de gestación de cuatro días.

Arsenicosis. El arsénico es una sustancia venenosa que a menudo se libera en aguas residuales por unidades industriales situadas en las orillas de los ríos. La arsenicosis o envenenamiento por arsénico es causada debido a la exposición crónica a pequeñas cantidades de arsénico a través del agua potable.
Esta enfermedad se caracteriza por lesiones cutáneas dolorosas También puede afectar pulmones, riñones y vejiga. Para prevenir y mejorar la calidad de ese recurso, es recomendable invertir en un purificador de agua.

Polio. Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central. Una vez que una persona contrae este virus, sufre fiebre, dolor de cabeza y convulsiones, seguido de parálisis.

Tracoma. Esta infección ocular es otra de las enfermedades causadas por bacterias en agua contaminada. El tracoma produce un engrosamiento de la superficie interna de los párpados. Esto provoca dolor en los ojos, lesión en la superficie externa o la córnea, y eventual ceguera.

Fiebre tifoidea. En todo el mundo anualmente alrededor de 12 millones de personas se ven afectadas por la fiebre tifoidea. Esta infección es causada por la bacteria Salmonella Typhi. Esta es una de las enfermedades causadas por bacterias al consumir alimentos o agua contaminada. Sus síntomas incluyen náuseas, pérdida de apetito y dolor de cabeza.

Esquistosomiasis. Esta enfermedad es causada por gusanos que se propagan por los caracoles de agua dulce que viven en aguas contaminadas. Es muy común en las zonas rurales. Los gusanos en el agua penetran en la piel mientras están en contacto con el agua contaminada, causando infecciones en el hígado, pulmones, intestinos y vejiga.

Cólera. El cólera es una infección del intestino delgado causada por una bacteria. Esta enfermedad puede matar en cuestión de horas si no se trata a tiempo. Los síntomas del cólera incluyen diarrea y vómitos, así como calambres abdominales y dolor de cabeza. Según la OMS, cada año, hay entre 21,000 y 143,000 muertes en todo el mundo debido a esta infección.

Diarrea. La diarrea es una de las enfermedades más comunes causadas por la contaminación del agua. En la mayoría de los casos es ocasionada por un virus transmitido por el agua. Otra de las causas son las bacterias y parásitos del agua contaminada con heces.

¿Cuáles son las consecuencias? Produce el paso de deposiciones sueltas y acuosas que pueden causar deshidratación y muerte en niños pequeños y bebés. ¿Cómo prevenirla? Una opción es instalando un purificador de agua en las instalaciones de tu hogar.

Malaria. La contaminación del agua ha resultado en una mayor reproducción de mosquitos portadores de parásitos. La malaria es una enfermedad causada por parásitos, que se propagan por mosquitos hembra llamados anofeles. Cuando los mosquitos pican a una persona infectada con malaria, pueden transmitir la infección a otras personas.

Esta enfermedad causa fiebre alta, dolor de cabeza y escalofríos. En casos severos, incluso puede conducir a complicaciones como anemia severa, coma y hasta la muerte.

Envenenamiento por plomo. Este envenenamiento es causado por el consumo de agua contaminada con plomo, a menudo proveniente de tuberías viejas. Esta enfermedad es particularmente dañina para los niños y puede causar una serie de problemas de salud, incluidos daños en los órganos, trastornos de sistema nervioso, anemia, presión arterial alta, enfermedad renal y problemas con el sistema reproductivo.

¡Es mejor prevenir que curar! Así es como puede mantenerse alejado de estas enfermedades!

Recuerda: las personas de todas las edades pueden ser propensas a las enfermedades causadas por bacterias. Sin embargo, puedes prevenirlas practicando una higiene adecuada. La más simple de todas las medidas de prevención es consumir agua purificada. Para asegurar su calidad, una alternativa es adquirir un purificador de agua. Además, es de suma importancia que te laves las manos.

El agua es un elemento que se transforma de manera natural en tres diferentes estados: sólido, líquido y gaseoso. Dependiendo de la temperatura y la presión atmosférica, se pueden manifestar los estados del agua. Debido a esto, algunas regiones geográficas del mundo experimentan humedad, lluvia, nieve o incluso una combinación de los tres estados del agua.

El agua líquida está presente en muchos lugares como en los océanos, los ríos, los lagos, en los mantos acuíferos, la lluvia, cuando sale del grifo, etc.

El agua sólida, es otro de los estados del agua, esto sucede cuando el agua en estado líquido llega a una temperatura de 0º grados. La podemos apreciar  en forma de  hielo, nieve o en las heladas.

Otro de los estados del agua, se presenta cuando el agua en estado líquido se calienta, es decir, al llegar a un punto de ebullición se evapora y se convierte en estado gaseoso. El cual es incoloro e inodoro.

A continuación, te presentamos más información sobre los estados del agua.

Estados del agua: sólido, líquido y gaseoso

Los estados del agua tienen diferentes características. El calor puede convertir el hielo sólido en agua líquida a través del proceso de fusión, y con calor adicional, el agua líquida se puede convertir en gas, es decir, vapor de agua. Del mismo modo, el enfriamiento convierte el agua líquida en hielo sólido a través del proceso de congelación.

Uno de los estados del agua, es el gaseoso. En él, las moléculas de agua tienen pocos enlaces de hidrógeno y más espacio entre ellas, lo que hace que el vapor sea más ligero y menos denso que el agua o el hielo. Mientras que las moléculas de H₂O están más juntas en estado líquido, es decir que hay menos enlaces de hidrógeno que en el hielo sólido.

Una de las claves de los estados del agua son los enlaces de hidrógeno. La cantidad de enlaces entre las moléculas determina si el agua será sólida, líquida o gaseosa.

En estado sólido, las moléculas de agua tienen el número máximo de enlaces de hidrógeno, dando al agua la característica de hielo. El agua en su estado líquido, tiene menos enlaces de hidrógeno, lo que da como resultado su carácter fluido.

Cada que surge un cambio en los estados del agua, de sólido a líquido o a gaseoso, los enlaces de hidrógeno se rompen, permitiendo a las moléculas de agua tener más movimiento. Es así como a través del cambio de los estados del agua surge el ciclo hidrológico que es esencial para la vida y el desarrollo de los seres vivos. De esta manera se purifica el agua y se distribuye en el medio ambiente.

El agua en estado sólido es agua congelada. El agua se congela a 0º grados, en este momento las moléculas se separan, compactando el hielo por lo que es menos denso que el agua. Esto significa que el hielo es más ligero que el volumen del agua, razón por la que el hielo flota en ella.

El agua es fluida y es uno de los estados del agua con el que estamos más familiarizados. Día con día demandamos agua líquida de muchas maneras, para consumo doméstico, para la realización de actividades comerciales, industriales, por mencionar algunas.

El agua como vapor de gas está presente en el aire que nos rodea, y es imperceptible. Cuando hierves el agua, cambia de un estado líquido a gaseoso o vapor de agua. A medida que el vapor de agua se eleva en la atmósfera, éste se enfría  y empiezan a formarse pequeñas gotas que al unirse se generan las nubes. Esta nube de vapor es como aquellas que vemos en fel cielo.

El vapor de agua se adhiere a pequeñas partículas de polvo en el aire. Formando gotas de lluvia en temperaturas cálidas y en temperaturas frías se congela y se forma nieve o granizo.

El ciclo del agua

Los estados del agua, los vemos en el ciclo hidrológico, que es un continuo en el que el agua se evapora, viaja en el aire y se convierte en parte de una nube, se precipita a la tierra en forma de lluvia y luego se evapora nuevamente. Esto se repite una y otra vez. El agua se mueve y cambia de estado sólido a líquido y gaseoso, una y otra vez.

La precipitación crea una escorrentía que viaja sobre la superficie del suelo y ayuda a recargar los mantos acuíferos. Algunos lugares reciben más precipitación que otros. Estas áreas generalmente están cerca de los océanos o grandes masas de agua que permiten que se evapore más agua y se formen las nubes.

Otras poblaciones reciben menos precipitación. A medida que las nubes se mueven hacia arriba y sobre las montañas, el vapor de agua se condensa para formar la precipitación, se congela y se transforma en nieve.

El agua es un elemento vital para el desarrollo de la vida, si vemos a nuestro alrededor nos daremos cuenta que nos encontramos rodeados por este importante líquido: nuestro planeta tiene agua en un 70%, el cuerpo humano está constituido por agua, aproximadamente del 75% al nacer y el 65% en la edad adulta. En las actividades domésticas como la cocina uno de los ingredientes básicos para cualquier preparación es agua, ¿te das cuenta, que sí es un recurso vital?. Para cualquier actividad cotidiana se requiere de este recurso, en el hogar, en la producción de alimentos, en la industria, en el comercio, en la agricultura, etc. Hay una serie de características del agua que han sorprendido a propios y extraños.

Es por eso que a continuación te daremos información sobre algunas características del agua que seguramente ya conocías, es un hecho que son muy interesantes ya que al ser tan cotidiano su uso muchas veces las personas no nos percatamos de la importancia de conocer un poco más sobre las propiedades que posee este líquido que está presente en todas partes. Así que ponemos a tu disposición la siguiente información.

¿Qué pasa cuando se congela?

Muchos elementos que se encuentran en la naturaleza al congelarse suelen contraerse, pero en el caso del agua es justamente lo contrario: se expande, esto significa que cuando se congela el agua aumenta de volumen, es decir, una cantidad de agua ocupa cierto “volumen” sin embargo al momento de volverse hielo éste se hace más grande. Tiene que ver directamente con una propiedad que tienen los puentes de hidrógeno (lo que mantiene unidos a los átomos de hidrógeno y oxígeno) que, al exponerse a bajas temperaturas, en vez de contraerse se dilatan.

Ésta es una de las características del agua que sólo este elemento tiene, además que muchas composiciones químicas que están en la naturaleza y en el entorno cotidiano al congelarse pierden sus propiedades. Cuestión que no pasa con el agua, ya que ésta, al descongelarse, regresa al mismo estado en el que se encontraba originalmente.

Está presente en sus tres estados de forma natural

Está presente en sus tres estados de forma natural

Otra de las características del agua es que es posible de encontrarse en sus tres estados: sólido, líquido y gaseoso como parte cotidiana, cosa que no sucede con otros elementos: pero en el caso del agua, por supuesto que se encuentra en estado sólido en todas las zonas polares del planeta y ésta es su forma natural.

Líquido, pues sólo es cuestión de ver el mar, ríos, lagos, etc., que se encuentra alrededor de los continentes que forman parte del globo terráqueo en el que habitamos y en el caso del estado gaseoso, pues nada más se debe voltear a los géiseres, volcanes y demás formaciones volcánicas que guardan en su interior una gran cantidad de agua que por las altas temperaturas se convierten en fumarolas de gas. Como te puedes dar cuenta, están presentes los tres estados en el entorno. En estado sólido lo puedes observar en los glaciares y montañas nevadas.

En su estado natural tiene mucha tensión

Ésta es otra de las características del agua que resulta bastante insólita ya que sólo el mercurio y el agua son los únicos que tienen esa propiedad que consiste en que se mantenga «firme» en su estado natural; la mayoría de los otros elementos se deshacen en su forma normal, para que lo entiendas mejor: seguro que te ha tocado ver cómo se mantienen las gotas de agua encima de una hoja causado por el rocío de la noche o incluso, cuando se derrama un vaso al que le sirves un poco de este líquido y se rebasa ligeramente.

Esta propiedad únicamente la tienen el mercurio y el agua, que se mantienen de forma tensa, esto se conoce como tensión superficial que es algo totalmente natural en la estructura del agua y tiene que ver directamente con lo que leíste anteriormente de los puentes de hidrógeno. Algo interesante.

Es lubricante y adherente ¡al mismo tiempo!

¿Has puesto atención en esto?, sin que le agregues absolutamente nada, el agua se vuelve un lubricante, lo puedes observar fácilmente cuando lavas el piso y éste queda resbaloso y no tiene ninguna relación con el detergente líquido, cloro o limpiador que decidas ponerle al agua, con el simple hecho de poner agua, en automático se consigue esa capacidad de lubricar cualquier superficie haciéndola resbalosa.

Pero también puede funcionar como un adherente, un ejemplo muy fácil de entender: te ha pasado que la mesa de tu comedor (que tiene algún vidrio encima de la base) cuando se encuentra mojada, en automático se vuelve súper complicado de separarse porque el agua tiene también esa propiedad sin necesidad de colocarle algún tipo de pegamento, es otra de las características especiales del agua.

¿Todas estas características del agua son sorprendentes

Ahora que las conoces, ¿reflexionaste acerca de lo maravillosa que es el agua?, es un elemento que tenemos por naturaleza, casi siempre al alcance de nosotros y en muchas ocasiones no se valora por la facilidad de tenerla. Así como las características del agua que acabas de leer hay otras que han resultado tema de muchos estudios a nivel científico, ya sabes un poco más de esta composición hecha por dos átomos de hidrógeno y un átomo oxígeno H2O.

Todos los días y a todas horas el consumo del agua es indispensable para el llevar a cabo actividades cotidianas, ya sea en el hogar, en la industria, en el comercio, en la agricultura, etc., una vez que es utilizada y entra en contacto con otras sustancias se contamina, por ejemplo: cuando alguien lava sus manos, al enjuagarlas ya va mezclada con el jabón que utilizamos más los residuos que teníamos en las manos antes de lavarlas, como: azúcar, sal, comida, aceite, en fin, un sin número de residuos que contaminan el agua.

Cuando el agua se contamina por todos estos componentes, recibe el nombre de «aguas residuales o aguas negras» de las cuales te platicaremos más adelante. Es muy interesante que tengas conocimiento de las aguas residuales, sobre todo, para que tomes conciencia de lo importante que es el cuidado de este recurso que está a nuestro alrededor y que, si no se realizan acciones pertinentes, se agotará a un ritmo más acelerado.

¿Qué son las aguas residuales?

Son aquellas que su calidad se ve afectada por el contacto con residuos (sobrantes) de las diversas actividades que se realizan, desde las aguas que son utilizadas a nivel doméstico, como aquellas que se usan en otro tipo de tareas como el caso de la ganadería o hasta de la agricultura, todo eso que se mezcla con el agua se le denomina aguas residuales.

Por ejemplo: el agua que sale de la llave de tu tarja en donde lavas los trastes y que se utiliza para enjuagar los accesorios de cocina para que éstos se encuentren limpios, una vez que tiene contacto con el jabón o cualquier otra sustancia de limpieza en automático cae en la denominación de «aguas residuales».

¿Qué contiene este tipo de agua?

En términos generales se puede decir que se encuentra «contaminada», cuando intervienen diversos componentes, como grasa, detergentes, cloro, algunos restos orgánicos, los desechos de tipo industrial que casi siempre tienen químicos nocivos para la salud, contaminantes emergentes (restos de fármacos y plaguicidas) en el caso de la agricultura o ganadería, las aguas residuales contienen herbicidas, pesticidas o fertilizantes.

También, en el caso de las instituciones de salud, sus aguas residuales pueden contener bacterias, restos de sangre y hasta materiales quirúrgicos que por error entraron en contacto con el agua. Por esta razón este tipo de agua puede encontrarse sumamente contaminada y en ningún momento debe de ser reutilizada una vez que ha tenido contacto con alguna de las actividades antes mencionada.

El agua que se utiliza en el servicio del baño

También son aguas residuales todas las que son utilizadas para el inodoro y que contiene residuos propios de los desechos humanos como el caso de las heces o de la orina. De hecho, en épocas antiguas e incluso, actualmente en algunas comunidades apartadas, que no cuentan con sistema de drenaje suelen verter este tipo de desechos directamente en la tierra y que al secarse pueden viajar a través del aire mediante el subsuelo, hasta los cuerpos de agua como ríos, arroyos, etc., y traer como consecuencia la contaminación del agua.

¿Qué se hace con este tipo de agua?


Existen plantas que someten a tratamiento las aguas residuales llamadas Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) después de llevar a cabo todo un proceso, devolverlas a las diferentes actividades para reutilizarlas en las labores de forma cotidiana.

Ahora bien, debes de saber que no es que la pongan en una coladera gigante y que automáticamente pueda reutilizarse, sino que existe un largo proceso para que este líquido vital se reintegre a las actividades cotidianas, a continuación, conocerás el proceso de una forma muy general:

  • Cuando usas el agua, ésta se desecha a través de una tubería que está conectada con el drenaje de la ciudad y éste a su vez con algunas plantas que se encargan del tratamiento de las aguas residuales.
  • Una vez que se capta esa agua (imagina que son millones de litros diariamente puesto que todas las personas la ocupan a diario, constantemente) llega a unos contenedores de gran tamaño, en la cual, se revisa y las partículas que la contaminan y que son visibles (porque suelen ser grandes), son eliminadas a través de algunos instrumentos especiales.
  • En cuanto se quitaron esos restos visibles, se pasan a otros contenedores gigantes en los que se deja reposar el agua para que así, las partículas más ligeras floten en la superficie y los sedimentos (como el caso de la arena) se asienten, una vez que ya son visibles estas capas, se retiran para que así continúe el proceso de limpieza.
  • Después de ello, existen unas bacterias que se alimentan de todos los restos que hay en el agua, y por ahí pasan estas aguas residuales que ya han sido parcialmente tratadas. Las bacterias hacen su trabajo y retiran todos los elementos vivos que podrían estar presentes en las mismas. Al final, se vuelve a decantar (proceso anterior) para que así se retiren algunas partículas que llegaran a estar presentes y que no se hayan filtrado correctamente.
  • Una vez que se termina este proceso, ahora sí, se puede regresar a su corriente normal para que sea reintegrada para diversos usos ¡y listo!

Hay que cuidarla, no cuesta nada

¿Te das cuenta que el proceso de las aguas residuales es verdaderamente complicado?, si bien, hay actividades en las que tenemos que utilizar agua, existen diferentes alternativas que podemos llevar a cabo para evitar la contaminación de la misma sin que ésta tenga que pasar por largos procesos para reintegrarse a la sociedad para su uso. Tomemos conciencia y pensemos en posibles soluciones para no contaminarla tanto, seguro que hay varias alternativas a nuestro alrededor.