En la actualidad hay algunos términos que tienen que ver con el medio ambiente que lamentablemente resultan cada vez más frecuentes en el vocabulario de las personas; uno de ellos es el de “lluvia ácida”, que probablemente habrás escuchado o leído recientemente. Mucha gente habla de este término sin embargo, no tiene muy claro de qué se trata o cómo se da este tipo de fenómeno que dañan nuestra salud y a la naturaleza.

Este artículo también te puede interesar: Conoce el ciclo del agua paso a paso

Es por esa razón que a continuación te vamos a explicar de qué se trata la lluvia ácida, qué fenómenos son los que la originan, qué tan grave es este problema para el planeta en el que habitamos, así como las consecuencias que puede llegar a detonar si no se toman cartas en el asunto. De igual manera, te vamos a compartir algunas de las medidas que puedes llevar a cabo para detener la lluvia ácida, así que continúa leyendo para conocer con mayor detalle y detenimiento.

¿Qué es la lluvia ácida?

La lluvia ácida es un tipo de precipitación, que bien puede ser líquida, en forma de nieve, como niebla o hasta de partículas sólidas que se caracterizan por contener altas concentraciones de ácidos disueltos, principalmente ácido sulfúrico y nítrico, y que en interacción con la lluvia, caen a la tierra. El material que está contenido en la lluvia ácida no es natural y puede ser dañino.

¿Cómo se produce?

Todo surge o comienza por el tema de la contaminación atmosférica, ya que si no fuera tan frecuente, entonces, la lluvia ácida no se presentaría de una forma tan constante y agresiva como ha sucedido en la tierra en las últimas décadas. El proceso tiene que ver con todos los contaminantes que se producen y que son emitidos por algunas máquinas con las que se encuentra en contacto el ser humano, así como las plantas de carbón generadoras de electricidad, las fábricas y hasta algunos automóviles.

Ese tipo de máquinas son las que utilizan una serie de combustibles fósiles para poder funcionar, ya que mientras se operan y producen combustión de los diferentes combustibles, en automático liberan varias sustancias como es el caso del dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno, que reaccionan con el agua y el oxígeno en las nubes, convirtiendo las precipitaciones naturales en lluvia ácida, evidentemente generando un proceso de alteración del líquido. También el viento juega un papel importante, pues este transporta este tipo de sustancias y las hace entrar en contacto con las diferentes concentraciones de agua que se encuentran condensadas en las nubes, además la distancia a la que las puede llevar es de miles de kilómetros.

Uno de los mayores problemas de la lluvia ácida es que cuando sucede, no se puede utilizar de manera tan productiva el agua de lluvia ya que contiene todos estos contaminantes que le quitan las propiedades benéficas a este recurso vital.

¿Qué consecuencias puede generar?

Evidentemente, como cualquier acción contaminante, la lluvia ácida puede perjudicar al ser humano y al medio ambiente, además de generar una serie de alternaciones en los diferentes ecosistemas del planeta. Entre las consecuencias más comunes se destacan las siguientes:

  • Altera la composición natural de diferentes cuerpos acuíferos como el caso de algunos lagos, ríos, pantanos o arroyos, incapacitándolos como fuentes de agua potable.
  • Con la alternación de la composición del agua, se produce también cierto nivel de toxicidad en ésta, haciendo así que se afecte la vida de algunas especies que habitan en estos cuerpos de agua, tal es el caso de animales como cangrejos de río, mejillones, anfibios, así como diferentes tipos de peces.
  • Al perjudicar a las especies antes mencionadas, de forma indirecta, otra de las consecuencias de la lluvia ácida es que se altera la cadena alimenticia. En algunas partes del planeta se ha llegado a extender el efecto de este tipo de fenómenos a especies que no viven en el agua pero que se alimentan de animales que viven ahí como es el caso de algunas aves o mamíferos más grandes.
  • Las consecuencias no únicamente se quedan en el agua, puesto que esta fluye también hacia la tierra, ya sea por medio de sistemas de riego hechos por humanos o como filtraciones hacia el subsuelo, y es por eso que con fenómenos como la lluvia ácida se contaminan también bosques y selvas, dificultando que se puedan absorber los nutrientes de una forma correcta para los árboles y diferentes tipos de plantas, como lo son las coníferas y otros tipos de especies de árboles.
  • Al no haber una absorción adecuada en las plantas del agua esto también puede desatar que algunas especies menos deseadas generen mayor resistencia y se conviertan en plaga, o también que la capacidad para reproducirse sea de mucho menor o peor calidad para las diferentes especies vegetales.
  • En el caso del ser humano, la lluvia ácida lo daña a través del contacto con la piel u otras mucosas como los ojos, aunque también esta comprobado que las partículas que contienen este tipo de precipitaciones al ser transportadas por el viento e inhaladas, pueden generar algunas enfermedades respiratorias.

¿Se puede hacer algo para combatir la lluvia ácida?

Seguramente que después de haber leído todo lo anterior, ésta fue la pregunta que quedó en tu mente. Las acciones que se pueden emprender son varias, pero sin duda, todas tienen una raíz común y ésta es que se reduzca de forma significativa el uso de máquinas que generen contaminación tales como los autos o las que se utilizan en las fábricas, así como el uso de asadores de comida y el quemar cualquier tipo de material. En conclusión, se debe procurar tener un medio ambiente mucho más armónico y equilibrado. La solución para evitar problemas como la lluvia ácida está en manos de todos.

Tambíen te puede interesar:

La deshidratación ocurre cuando se pierde más líquido del que se ingiere y el cuerpo no tiene suficiente agua y otros líquidos para llevar a cabo sus funciones normales. Si no se reemplazan los líquidos perdidos, el cuerpo se deshidratará.

Te pude interesar: Componentes del agua: conócelos

Cualquiera puede deshidratarse, pero la condición es especialmente peligrosa para niños pequeños y adultos mayores. La causa más común de deshidratación es diarrea severa y vómitos.

La deshidratación también puede ocurrir en cualquier grupo de edad si no se bebe suficiente agua durante los días de calor, especialmente si se hace ejercicio vigorosamente. Por lo general, se puede revertir la deshidratación leve a moderada tomando más líquidos, pero la deshidratación severa requiere tratamiento médico inmediato.

Riesgos de deshidratación en distintos grupos

Hidratación

La sed no siempre es un indicador temprano confiable de la necesidad de agua del cuerpo. Muchas personas, especialmente adultos mayores no sienten sed hasta que ya están deshidratados. Por ello es importante aumentar la ingesta de agua durante el calor o cuando estás enfermo.

Bebés y niños: El grupo con mayor probabilidad de experimentar diarrea severa y vómitos, son los bebés y los niños, especialmente vulnerables a la deshidratación. Los niños pequeños a menudo no pueden decirle que tienen sed, ni pueden tomar una bebida para ellos mismos.

Adultos mayores: A medida que envejece, la reserva de líquidos de su cuerpo se vuelve más pequeña, su capacidad para conservar agua se reduce y su sentido de la sed se vuelve menos agudo.

Personas que trabajan o hacen ejercicio al aire libre: Cuando hace calor y está húmedo, aumenta el riesgo de deshidratación y de enfermedades por el calor. Esto se debe a que cuando el aire está húmedo, el sudor no se puede evaporar y enfriar tan rápido como normalmente lo hace, y esto puede provocar un aumento de la temperatura corporal y la necesidad de más líquidos.

Personas con enfermedades crónicas: Tener diabetes no controlada o sin tratamiento los pone en un alto riesgo de deshidratación. La enfermedad renal también aumenta su riesgo, al igual que los medicamentos que aumentan la micción. Incluso tener un resfriado o dolor de garganta lo hace más susceptible a la deshidratación porque es menos probable que sientas ganas de comer o beber cuando estás enfermo.

Las causas de deshidratación incluyen:

Diarrea, vómitos: La diarrea severa y aguda, es decir, la diarrea que aparece repentinamente y con violencia, puede causar una pérdida tremenda de agua y electrolitos en un corto período de tiempo.

Fiebre: En general, cuanto más alta sea la fiebre, más deshidratado se puede quedar. El problema empeora si tienes fiebre además de diarrea y vómitos.

Sudoración excesiva: Si realiza una actividad vigorosa y no reemplazas los líquidos a medida que avanza, puedes deshidratarte. El clima cálido y húmedo aumenta la cantidad de sudor y la cantidad de líquido que pierde.

Aumento de la micción: Esto puede deberse a diabetes no diagnosticada o no controlada. Ciertos medicamentos, como los diuréticos y algunos medicamentos para la presión arterial, también pueden causar deshidratación, generalmente porque causan que orines más.

¿Cómo prevenir la deshidratación?

Para prevenir la deshidratación, se recomienda beber muchos líquidos y consumir alimentos ricos en agua, como frutas y verduras. Es posible que las personas necesiten tomar más líquidos si están experimentando condiciones como:

Ejercicio agotador. En general, es mejor comenzar a hidratarse el día antes del ejercicio vigoroso. Producir mucha orina clara y diluida es una buena indicación de que estás bien hidratado. Durante la actividad, repone los líquidos a intervalos regulares y continúa bebiendo agua u otros líquidos después de que hayas terminado.

Clima caliente o frío. Necesitas beber agua adicional en climas cálidos o húmedos para ayudar a bajar la temperatura de tu cuerpo y para reemplazar lo que pierde a través de la sudoración. También es posible que necesites agua adicional en climas fríos para combatir la pérdida de humedad del aire seco, especialmente en altitudes elevadas.

Una de las fuentes de contaminación más frecuentes en el ambiente y principalmente, en el agua son los plásticos. Muchos de ellos tardan cientos de años en reciclarse y cuándo ingresan, por ejemplo, en el mar dañan gravemente su flora y fauna.

Te puede interesar también: ¿Cómo se contamina el agua? Acciones para evitarlo

Los plásticos son sustancias orgánicas formadas por macro células llamadas polímeros. Estos polímeros son grandes grupos de monómeros unidos por un proceso químico llamado polimerización. En este estado es cuando el material se puede manejar en las formas que existen hoy en día.

Los plásticos proporcionan el equilibrio necesario de propiedades que no se pueden lograr con otros materiales como: color, peso ligero, tacto suave y resistencia a la degradación ambiental y biológica.

Tipos de plásticos

Natural: Son polímeros cuyos monómeros se derivan de productos naturales con ciertas características, por ejemplo, celulosa, caseína y caucho. Pueden ser derivados de celulosa como el celuloide, el celofán y el cellon. Y derivados de caucho que incluyen caucho y ebonita.

Sintético: Aquellos que se originan en productos hechos por el hombre, principalmente productos derivados del petróleo como bolsas de polietileno.

Termoplásticos: Es un plástico que a temperatura ambiente se convierte en líquido cuando se calienta y se endurece a un estado vítreo cuando se enfría lo suficiente. La mayoría de los termoplásticos son polímeros de alto peso molecular, cuyas cadenas asociadas son a través de fuerzas débiles, fuertes interacciones y enlaces de hidrógeno. Los polímeros termoplásticos se diferencian de los polímeros termoestables que después de calentarlos y moldearlos pueden sobrecalentarse y otros objetos, como en el caso de los termoestables.

Clasificación de los plásticos

Botella de plastico

Para clasificar a los plásticos, fabricantes colocan un código SPI o número en cada producto plástico generalmente moldeado en la parte inferior. Aquí la clasificación de plásticos más usada:

  • Polietileno tereftalato PET. Este tipo de plástico incluye materiales como el polietileno PE, la resina termoplástica más utilizada del mundo. Obtenido a través de la polimerización del etileno, el polietileno es un sólido ceroso, incoloro e inodoro. Es soluble a 60 a 80 ° C en algunos disolventes orgánicos y no suele ser plastificado.

El polietileno viene en dos tipos: PE de baja densidad (LDPE) y PE de alta densidad (HDPE). Se utiliza para hacer bolsas de plástico, películas adhesivas, recipientes de botellas, juguetes, tubos flexibles o cisternas.

  • Polietileno de Alta Densidad (HDPE). Se usa en envases de líquidos de limpieza, también lo encontramos en bolsas de residuos. 
  • Policloruro de vinilo PVC. La familia de polímeros de vinilo contiene un gran número de materiales termoplásticos, entre los que se encuentran:

El cloruro de polivinilo (PVC), puede presentarse en muchas formas, en polvo, gránulos, en pasta. El PVC flexible se puede usar para hacer textiles recubiertos para prendas de vestir y artículos de cuero, revestimientos de aislamiento, cinta adhesiva o lona. El PVC rígido se puede usar para tuberías de saneamiento, ventanas, persianas, cables eléctricos, superficies y empaques de alimentos o químicos.

  • Polietileno de Baja Densidad (LDPE). Este plástico es habitual es bolsas, envases de cartón y vasos para líquidos fríos o calientes.
  • Polipropileno (PP). Se encuentra en los envases de yogurt, en los contenedores de alimentos para llevar entre otros. Tolera altas temperaturas.
  • Poliestireno PS. Existen diferentes categorías de PS: PS estándar o “cristal” debido a su aspecto transparente (es particularmente rígido y frágil), el PS de alto impacto, el PS resistente al calor y el PS expandido (burbujas de gas). Se utiliza para hacer recipientes de comida, gabinetes de baño, el interior de la nevera y las puertas del congelador.
  • Cubre todos los demás plásticos que sean más difíciles de reciclar. Estos son algunos ejemplos: el acrilonitrilo butadieno estireno (ABS), conocido por su fuerza y ​​rigidez, se utiliza en instrumentos musicales, cabezas de palos de golf, moldura, equipaje y electrodomésticos de cocina pequeños.

Ahora que ya conoces la clasificación de los plásticos es importante que tomes en cuenta el impacto que tiene este material y comenzar a tomar acciones para evitar contaminar nuestro planeta.

De acuerdo a datos de la BBC, se estima que en el 2015 se produjeron 6.300 millones de toneladas de residuos plásticos aproximadamente. Aunado a ello, cada minuto se compran millones de botellas de plástico en todo el mundo y se dice que el número aumentará otro 20% para 2021, lo que creará una crisis ambiental que algunos investigadores pronostican que será tan grave como el cambio climático.

El plástico es un material polimérico, no biodegradable y tiende a persistir en ambientes naturales. Además, muchos productos de plástico y materiales de empaque que representan aproximadamente el 50 por ciento de todos los plásticos producidos, no se desechan en lugares especiales para su posterior remoción como pueden ser vertederos, centros de reciclaje o incineradores.

En su lugar, se eliminan de forma inadecuada en o cerca del lugar donde terminan su utilidad para el consumidor. Así es como los vemos en el suelo, arrojados por la ventanilla de un automóvil, amontonados en un contenedor de basura ya lleno, o arrastrados por una ráfaga de viento. Cuando eso sucede, inmediatamente, comienzan a contaminar el medio ambiente. ¿Cuánto demoran en desaparecer del ambiente las botellas de plástico? Según los expertos, normalmente pueden demorar hasta 450 años o más.

La mayoría de las botellas de plástico utilizadas para envasar refrescos y agua están hechas de tereftalato de polietileno (PET), que es altamente reciclable. Pero a medida que su uso se dispara en todo el mundo, los esfuerzos para recolectar y reciclar las botellas para evitar que contaminen los océanos, no se mantienen.

Las botellas de plástico a base de petróleo como el PET no se descomponen de la misma manera que lo hace el material orgánico. La madera, el pasto y los restos de alimentos se someten a un proceso conocido como biodegradación.

La acumulación de botellas de plástico causan problemas al ambiente. Por supuesto, el plástico enterrado en un vertedero rara vez ve la luz del día. Pero en el océano, que es donde terminan muchas bolsas de comestibles desechadas o botellas de plástico, reciben tanta luz como el agua. Esa situación es muy grave. ¿Por qué? Las botellas de plástico o bolsas terminan en las entrañas de los animales o a la orilla de la costa, donde es más probable que los humanos entren en contacto directo con las toxinas.

¿Cómo evitarlo?

Desde una perspectiva de sostenibilidad, es importante responder a la pregunta de cuánto tiempo demora varios tipos de basura en descomponerse. De hecho, deberíamos reducir el consumo de productos que demoran mucho tiempo en los vertederos para que se descompongan por completo.

De igual forma, el aumento del volumen de desechos es una preocupación importante para la humanidad. La mejor manera de lidiar con este problema es evitar los productos que tardan más de un año en descomponerse en vertederos, a través de un diseño pro activo para el reciclaje.

¿Plástico biodegradable?

Una solución a este desastre ambiental es el plástico biodegradable. Hay dos tipos actualmente en el mercado: plástico hidro-biodegradable a base de plantas y plástico oxo-biodegradable a base de petróleo. Este tipo de plástico se descompone en agua y dióxido de carbono entre 47 a 90 días, cuatro veces más rápido que una bolsa a base de PET que flota en el océano. Pero las condiciones deben ser correctas para lograr este tipo de resultados. Este material se descompone más eficientemente en instalaciones de compostaje comercial a altas temperaturas. Cuando está enterrado en un vertedero, puede permanecer intacto al igual que una bolsa de plástico hecho de petróleo.

Otros materiales que tardan años en degradarse

Latas de aluminio: tardan entre 80 y 200 años en vertederos para descomponerse por completo.

Vidrio: Normalmente, el vidrio es muy fácil de reciclar, principalmente por el hecho de que el vidrio está hecho de arena. Simplemente rompiendo el vidrio y fundiéndolo, podemos producir vidrio nuevo. Pero el hecho sorprendente es que si el vidrio se desecha en los vertederos, lleva millones de años en descomponerse. Y según algunas fuentes, no se descompone en absoluto.

Residuos de papel: se demora de dos a seis semanas en un relleno sanitario para descomponerse por completo. Si reciclamos artículos de papel, podemos ahorrar fácilmente una gran cantidad de espacio en el relleno sanitario, al tiempo que reducimos los requisitos de energía y material virgen para hacer papel no reciclado.

Las cantidades de agua utilizadas en cualquier actividad están determinadas conjuntamente por el suministro de agua disponible para respaldar esa actividad y la demanda de agua que eso implica. Tanto la oferta como la demanda de agua están determinadas por variables que tienden a ser específicas de la ubicación. Sin embargo, una serie de factores globales influyen en los niveles de uso del agua independientemente de la ubicación. Sin duda, estos factores serán críticos para determinar los niveles futuros de uso del agua. 

¿Cuáles son los factores que impactan en el ahorro de agua?

factores que afectan el agua

Aumento de la población y distribución

El agua es necesaria para satisfacer las necesidades domésticas básicas de las personas. Las cantidades de agua utilizadas para estos fines también están relacionadas en cierta medida con el número y la distribución espacial de las personas en la región, pero estas cantidades también se ven afectadas por muchos otros factores. Por ejemplo, las personas que residen en áreas urbanas tienden a tener diferentes patrones de uso del agua y a usar distintas cantidades, si se las compara con las personas que viven en áreas rurales o agrícolas.

Tecnología

La tecnología y los cambios en la tecnología pueden afectar la disponibilidad o el suministro de agua, la demanda de agua y los niveles de uso del agua. La industrialización, por ejemplo, generalmente aumenta la demanda de agua, al menos inicialmente. Sin embargo, existen soluciones que promueven el ahorro del agua como sistemas de riego por goteo, regaderas ahorradoras, automatización en grifos.

Otras ideas para el ahorro del agua es incorporar tecnologías verdes. En casa puedes comenzar a recolectar agua de lluvia de manera de aprovechar al máximo ese recurso. Una vez recolectada la puedes tratar e inyectar de nuevo en el suministro doméstico para ser utilizada en diferentes funciones como limpieza de pisos, riego, para cargar el WC, lavar el auto entre otras funciones.

Condiciones ambientales

Los cambios en las condiciones ambientales también pueden influir significativamente en la oferta y la demanda de agua. Es probable que el aumento de la precipitación o la disminución de la evapotranspiración aumenten los suministros de agua y reduzcan el agua demandada por la agricultura de regadío.

Por otro lado, los aumentos en la temperatura pueden llegar a disminuir los suministros disponibles y aumentar la demanda de agua en muchos sectores que utilizan agua. El deterioro de la calidad del agua, debido al aumento de los niveles de contaminación, reduce el suministro disponible ocasionando hasta la sequía. Por ello, el ahorro de agua es muy importante. Incluir métodos eficientes permiten ahorrar cantidades significativas, preservando al máximo ese recurso.

Cambio climático global

Los patrones climáticos globales hacen que sea muy difícil predecir cómo podrían cambiar las variables críticas como la temperatura y la precipitación. Por eso, racionalizar el agua es fundamental para evitar desabasto y contar con agua cuando sea necesario. ¿Cómo lograrlo? Algunos tips: supervisar las instalaciones, evitar goteos o fugas innecesarias y reutilizar el agua.

Condiciones ecológicas

Pueden afectar la calidad y cantidad del agua, y viceversa. Dado que los orígenes y los mecanismos de estas interacciones no siempre se comprenden bien, estos cambios también son difíciles de predecir. Sin embargo, la certeza de que se producirá un cambio ambiental sugiere la necesidad de sistemas flexibles de gestión y asignación de agua para las poblaciones.

Usos instantáneos y de retirada de agua

Al caracterizar los patrones de uso del agua, una distinción fundamental es la que se da entre los usos del agua en tiempo real y de extracción.

Cuando el agua se extrae de un cuerpo de agua superficial o de un acuífero, se puede usar de manera consuntiva o no. Los usos consuntivos ocurren cuando el agua se transforma de un estado o ubicación desde la cual se puede usar a una en la que no se puede usar. El agua utilizada de esa manera no está disponible para usos posteriores. Los ejemplos incluyen usos como el riego, en el que el agua transpirada se evapora y no se puede capturar inmediatamente para servir a nuevos usos, y los usos industriales en los que el agua se incorpora a una producción. En su mayor parte, los usos domésticos e industriales no son consumibles, sin embargo, en casi todos los casos la calidad del agua se degrada, por lo que se requiere algún tipo de tratamiento antes de que esté disponible para su uso posterior.