Cómo afecta al cuerpo la mala calidad del aire

By:
Posted: 24 julio, 2019
Category: Mi ambiente
Tags: , ,
Comments: 0


La calidad del aire de un lugar se puede medir y es un indicador de qué tan contaminado se encuentra el aire de una ciudad o poblado. El 90% de la población vive con mala calidad del aire según la Organización Mundial de la Salud. Todos los días estamos expuestos a contaminantes en mayor o menor medida cuando respiramos y en los últimos años, el aumento de enfermedades en las vías respiratorias ha sido notorio. Aún en cantidades casi imperceptibles, vivir en un lugar con mala calidad del aire y contaminación puede incrementar el riesgo de contraer enfermedades graves.





Este artículo también te puede interesar: Día Mundial Del Medio Ambiente Dedicado a la Contaminación del Aire









Los
efectos inmediatos de una mala calidad del aire son fáciles de notar, los ojos
se sienten irritados y se ven rojos, la garganta se reseca al igual que la
nariz, tienes tos, te sientes más cansado y en las ocasiones más graves, puede
llegar a costar trabajo respirar. Incluso se han ligado dolores de cabeza y
migrañas con la contaminación del aire. Sin embargo, el problema no se queda
ahí, la contaminación en el aire puede llegar a afectar tu salud de manera
permanente.





Efectos de una mala calidad del
aire en el cuerpo humano





El aire
que respiramos recorre todo el cuerpo, empieza por la nariz y llega hasta los
pulmones en donde el oxígeno es procesado para enviarse al torrente sanguíneo y
nutrir todas las células del cuerpo. Cuando se inhalan partículas contaminantes
presentes en una mala calidad del aire, el tejido que se encuentra por dentro
de la nariz se irrita, haciendo que estornudes y que tengas comezón.





Mientras
que el cuerpo tiene mecanismos de defensa naturales para prevenir que las
partículas más grandes entren, las más pequeñas pueden pasar desapercibidas y
continuar su camino hacia los pulmones. Si estas partículas entran en los
órganos respiratorios, el cuerpo puede detectarlos como una infección, por lo
que comenzarás a toser y en casos más graves, se puede desatar una inflamación
en las vías respiratorias, por lo que puede costar trabajo respirar y puede
agravar los síntomas de las personas con asma o problemas respiratorios.





Algunas
de las partículas tóxicas incluso pueden pasar de los pulmones hacia el
torrente sanguíneo, es aquí cuando las enfermedades cardiovasculares y el daño
en los riñones o el hígado, pueden ocurrir. A nivel físico, la piel puede
llegar a verse opaca y sin salud, debido a una mayor oxidación celular.









Respirar una mala calidad del aire
también puede afectar a las mujeres embarazadas y a sus bebés,
pues algunos de los contaminantes
se pueden pasar hacia ellos y en casos más graves, puede haber un parto
prematuro. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Autónoma de
México desde el vientre los bebés reciben el impacto de la contaminación
ambiental, incluso de manera más intensa que sus madres, debido a que el
vientre materno y la placenta no pueden protegerlos de la exposición a
partículas contaminantes PM2.5 (2.5 micras).





Los niños
también se ven afectados por la mala calidad del aire que respiran ya que esto
puede dañar sus pulmones evitando su sano desarrollo.





De hecho,
científicos de la Universidad encontraron que en la sangre del cordón umbilical
de los recién nacidos se encontraron moléculas (aductos y micronúcleos) que han
sido relacionadas con el desarrollo de mutaciones celulares y en algunos casos
potencialmente de cáncer.





¿Cuáles son las causas de una mala
calidad del aire?





El
crecimiento de las ciudades y la sobrepoblación, así como el consumo de energía
y combustibles fósiles en el transporte, el uso de calentadores y de aire
acondicionado, entre otras cosas ha hecho que el aire que está a nuestro
alrededor tenga altas concentraciones de gases que son dañinos para la salud de
los seres humanos y para el planeta.





Las
emisiones provienen de transportes que no funcionan con energía sustentable y
que no han sido regulados correctamente. A esto se suma la quema de los
combustibles que se usan en las fábricas y las industrias para producir todo
tipo de productos. En casa, el uso de aerosoles, insecticidas, aromatizantes e
incluso productos en spray para el cabello, pueden contribuir a que exista una
mala calidad del aire.









Por otro
lado, los incendios forestales se han convertido en una gran amenaza para
nuestra salud ya que el humo que se produce puede permanecer en el ambiente por
días y puede ser arrastrado miles de kilómetros por las corrientes de aire. De
igual manera, la deforestación y la tala de árboles ha hecho que sea más
difícil controlar los gases que son liberados. Recuerda que los árboles atrapan
el dióxido de carbono y otros gases para convertirlos en oxígeno que nosotros
podemos respirar, en otras palabras, los árboles nos ayudan a tener un aire
limpio y a restaurar la calidad del aire. Si no hay árboles, no podemos limpiar
lo que respiramos.





¿Cómo procurar una buena calidad
del aire?





Hay
muchas medidas que se pueden tomar de manera individual para contrarrestar la
contaminación del aire. En casa se puede reducir el uso de químicos en
aerosoles, así como evitar quemar carbón, madera y otros materiales para hacer
asados o calentar el cuarto. Se pueden cambiar las estufas y calentadores de
gas por eléctricos.





Si
quieres que tu casa huela rico, cambia los aromatizantes químicos por hierbas
naturales como la lavanda, las rosas, hierbabuena, entre otras. No utilices
insecticidas ni pesticidas y procura consumir productos más naturales que
requieren de pocos procesos industriales para ser fabricados.









A nivel colectivo y como sociedad, debemos de exigirle a los gobiernos el uso de energías renovables en el transporte público, así como fomentar la demanda de más estaciones de bicicleta o seguridad para movernos caminando. Es necesario seguir y respetar las medidas que los gobernadores toman para el uso de los automóviles, como los programas de circulación. La sociedad debe exigir también que las empresas cuenten con certificados y regulaciones para garantizar que sus deshechos son tratados correctamente y así garantizar la mejor calidad del aire para las poblaciones que viven en las zonas industriales.


¿Te gustó esta nota? ¡Compártela!

0 comentarios

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>