A pesar de que el agua que se encuentra en el ambiente y que forma todos los mantos acuíferos que existen en el planeta constantemente está en renovación, esta no aumenta ni disminuye, sólo se transforma. A este proceso se le denomina ciclo del agua y tiene fases muy específicas que si las conocemos, entenderemos de mejor manera cómo se consigue el agua que se consume diariamente.

Es por esta razón que te invitamos a conocer el ciclo del agua y cada una de sus fases, para estar más consciente de cómo se forman los cuerpos de agua que rodean al planeta y que permiten que puedas tener agua cuando abres el grifo en tu cocina, en tu baño o en cualquier lugar; es increíble cómo la naturaleza puede lograr de forma automática este proceso tan perfecto.

Conoce el ciclo del agua

Lo primero que se debería poner muy en claro es ¿qué es el ciclo del agua? Pues este es básicamente un proceso a través del cual el agua va cambiando de forma, de tal manera que está en su fase sólida o líquida, se convierte el gas y nuevamente en líquida y así sucesivamente; es un proceso que ha permanecido desde que la tierra existe y seguirá sucediendo mientras haya vida en este planeta.

Cabe mencionar que si el ciclo del agua no existiera, la Tierra como planeta se convertiría en un lugar inhóspito para vivir. Conoce el ciclo del agua en las siguientes líneas y date cuenta de lo importante que es.

Todo comienza con la evaporación

El sol es el más importante y básico componente para que se logre el ciclo del agua, éste se encarga de calentar los cuerpos de agua que se encuentran en estado sólido (en el caso de la nieve) o líquido (lagos, ríos o mares) a tal grado que estos hiervan y se conviertan literalmente en gas.

Ahora sigue la condensación

Esa agua que ya se evaporó, al ser gas, tenderá a subir y con ello formar las nubes de tal manera que el agua se encuentre contenida en todo lo que ves en el cielo: las nubes que ves en el cielo están formadas por gases que provienen del proceso de condensación del agua que previamente se evaporó y subió.

Y después ¡se precipita!

El siguiente paso dentro del ciclo del agua es saber que esa agua que se encuentra presente en forma de nubes es transportada por el aire a través de muchos y muchos kilómetros, de tal manera que la nube que está arriba de ti en este momento, podría provenir desde cualquier parte del planeta tierra y alguna que se haya formado en el lugar en el que vives, en este momento esté en el otro hemisferio de la tierra, todo esto gracias al aire, que es el medio de transporte perfecto.

Obviamente, las nubes formadas como tales, no resisten tanto tiempo, su ciclo de vida es limitado y por ello se rompen y precipitan en forma de lluvia o también en forma de nieve (esto se logra al momento que suben a capas superiores de la tierra donde el ambiente es más frío y se congelan) y así, todo lo que sube tiene que bajar y en automático este líquido que venía de la tierra, vuelve a caer en ella.

Llega el momento en el que escurre

En cuanto el agua que ha caído en la tierra, esta comienza a escurrirse y justamente lo hace a diferentes formaciones acuosas que existen en todo el planeta como los lagos, ríos, océanos o mares para nuevamente comenzar el ciclo anteriormente ha descrito.

Cabe mencionar que el ciclo del agua se desarrolla a partir de los cuerpos de agua, pero no es algo que sea privativo de los lagos y ríos, también el agua se filtra al suelo y ésta a su vez a los mantos freáticos (subterráneos) de donde también emerge para conseguir este proceso y que así todo el globo terráqueo tenga este líquido vital.

¿Verdad que después de haber leído todo esto te quedas con la boca abierta? Realmente el ciclo del agua es totalmente perfecto y permite que siga existiendo vida, vegetación y condiciones para que este sea un planeta habitable para todos los que estamos en esta, que es nuestra única casa.

La contaminación del agua tiene lugar en lagos, ríos, océanos y aguas subterráneas y representa un problema muy importante especialmente en medida que crece la producción de sustancias potencialmente dañinas. Con el calentamiento global y el cambio climático, nuestro planeta atraviesa una aguda crisis de agua. Además, con el crecimiento de la población los recursos hídricos también se están contaminando a un ritmo acelerado.

Si bien no existe una medida única para detener la contaminación del agua, existen varias cosas que podemos hacer para reducir la contaminación.

¿Cómo evitar la contaminación del agua?

 

  • Usa menos plástico. El plástico que consumimos puede tardar más de cinco siglos antes de degradarse, por lo tanto, procura consumir la menor cantidad posible de productos de este material y reutiliza los envases tantas veces como sea posible, además usa botellas de vidrio que son más amigables con el medio ambiente. Estas acciones limitan el consumo de plástico y en consecuencia, menos residuos terminarán en los ríos, lagos y océanos del mundo.
  • No deseches aceites en el fregadero, mejor recolecta el aceite en una botella y tíralo a la basura.
  • Productos químicos de limpieza. Al igual que los aceites, los productos químicos de limpieza contaminan cuando entran en contacto con el agua, procura desechar los restos de estos en el bote de basura y no en el fregadero.
  • Nunca tires los medicamentos en el escusado. Colócalos en una bolsa y tíralos en la basura.
  • Utiliza el lavavajillas y la lavadora en carga completa, así ahorras agua.
  • Limita el consumo de detergentes. En su lugar, usa productos ecológicos biodegradables, aunque pueden ser más caros, representan una buena inversión.

Otras medidas para no contaminar el agua en el hogar:

  • Todo el mundo desea un buen jardín en su casa, pero es increíble la cantidad de agua que desperdiciamos en su mantenimiento. Instala en tu vivienda un colector de agua de lluvia para que puedas usarla para regar tu césped y plantas, además, evita los pesticidas.
  • Tanques sépticos. Si tienes un tanque séptico, asegúrate de que drene directamente al sistema de alcantarillado.
  • Usa agua con moderación. En el baño, cierra el grifo mientras cepillas tus dientes y toma duchas de 10 minutos y reutiliza el agua para el escusado, regar plantas y lavar el auto.
  • Si ves a alguien tirando basura cerca del agua, pídele que la tire en otro lugar, si encuentras basura en el piso, recógela, ponla en una bolsa y tírala cuando llegues a casa. Es fácil pensar que alguien más hará el trabajo, pero todos podemos ayudarnos mutuamente y a nuestro entorno con pequeñas acciones.
  • Evita la contaminación química. Si notas que alguien arroja productos químicos al agua, o si te enteras de un incidente de este tipo, avisa a las autoridades.
  • Consume productos orgánicos. Si bien muchos disfrutamos comiendo carne, es importante pensar en el impacto ecológico de las granjas industriales. Estos establecimientos producen enormes cantidades de residuos, lo que daña los suministros de agua cercanos, siempre que sea posible, compra carnes orgánicas.
  • Únete a las organizaciones de conservación de agua. Si tienes tiempo, puedes colaborar con una organización de conservación de agua o donar dinero. Incluso las pequeñas donaciones pueden tener un impacto positivo en aquellos que luchan por mantener nuestro suministro de agua seguro y saludable.

¡Ya puedes comenzar a hacer grandes cambios con pequeños esfuerzos! ¡Protege el agua, protege la vida!

La contaminación del agua es un fenómeno que está acabando con cientos de espacios de este líquido vital en todo el planeta y cada vez hay más acciones que buscan detener este fenómeno. Otro de los grandes problemas que aquejan a la humanidad es la contaminación del suelo porque es ahí donde cientos de especies animales, incluido el hombre, pueden habitar y establecer sus territorios.

La contaminación del suelo es una situación que atañe a toda la población por ello a continuación conocerás cuales son las principales causas de esta.

Causa 1: acontecimientos desafortunados

Las pruebas químicas o nucleares que hacen diferentes países para realizar investigaciones de sus distintos armamentos en territorios lejanos pueden causar destrucción y contaminación del suelo a tal grado que podrían pasar miles de años para que el suelo se regenere de forma natural.

Desastres químicos como el ocurrido en la ciudad ucraniana Chernobyl en 1986, conocida mundialmente por su planta nuclear, que gracias a una prueba desafortunada, la ciudad entera fua evacuada por la cantidad de gases tóxicos liberados; este hecho produjo la contaminación del suelo compable con el Tsunami y terremoto sucedido en Japón en 2011.

Causa 2: situaciones “comunes” y cotidianas

Hay algunas acciones cotidianas que generan contaminación del suelo como los sistemas ineficientes para la eliminación de la basura urbana, la cual en muchas ocasiones termina en tiraderos a “cielo abierto” lo cual reduce toda posibilidad de emplear este suelo para otro tipo de fines, además generan gases y componentes nocivos que deterioran el suelo al grado de causar daños irreversibles.

Causa 3: por agricultura mal practicada

Algunas personas que se dedican a la agricultura en su afán de conseguir cosechas de forma más rápida, aplican diferentes componentes químicos que producen contaminación del suelo como los pesticidas, plaguicidas o fertilizantes que pueden ser peligrosos porque no son de origen natural.

Por supuesto que el uso de aguas negras para el riego también produce contaminación del suelo.

Causa 4: la industria también aporta, negativamente hablando

La eliminación de desechos es una de las políticas que deben ser reguladas por las autoridades responsables del medio ambiente en cualquier comunidad; debido a que las industrias cuentan con sistemas que no se contemplan en ninguna legislación, lo cual se traduce en problemas de contaminación del suelo.

Causa 5: también se contamina naturalmente

Este tipo de contaminación sería el menos nocivo si sucediera en pequeñas cantidades, y se refiere a que algunas rocas que contienen metales como el níquel, cromo o plomo y que por procesos naturales llegan al suelo de manera natural, contaminándolo.

Cabe mencionar que algunas actividades del hombre han desencadenado que exista una liberación excesiva de este tipo de metales y la contaminación sea mayor de lo que el suelo puede asimilar.

¡Hay que hacer conciencia!

Después conocer estas cinco causas, seguro que hay actividades que te puedes sumar para combatir la contaminación, entendiendo que una pequeña acción puede reflejarse en grandes cambios que ayuden a que nuestro planeta.

Los mares absorben hasta un cuarto de todas las emisiones de carbono creadas por el hombre lo que cambia el pH de las aguas superficiales y como consecuencia provoca la acidificación. Este problema está empeorando rápidamente: los océanos ahora se acidifican más rápido de lo que lo han hecho en unos 300 millones de años.

Se estima que para fines de este siglo, si mantenemos el ritmo de nuestras prácticas de emisiones actuales, las aguas superficiales del océano podrían ser casi un 150 por ciento más ácidas de lo que son ahora. Pero esa no es la única fuente de contaminación.

Los plásticos, fertilizantes y las técnicas de pesca también causan contaminación en los mares.

¿Cómo se contaminan los mares?

Atardecer playa

La mayoría de la basura que ingresa al océano cada año es de plástico y llegó para quedarse porque no puede biodegradarse. Puede persistir en el medio ambiente durante un milenio contaminando nuestras playas y arruinando la vida marina.

Se estima que el 80 por ciento de la basura marina llega gradualmente a través de desagües pluviales, alcantarillas y otras rutas. Una excelente razón por la que todos debemos reducir la contaminación plástica, sin importar dónde vivamos.

Las descargas químicas de las fábricas, el desbordamiento de las aguas residuales sin tratar de los sistemas de tratamiento de agua y las aguas pluviales y la escorrentía agrícola son otras de las formas de contaminación de los mares.

La basura marina es otro problema de contaminación en nuestro océano. Los desechos marinos hieren y matan la vida marina, interfieren con la seguridad de la navegación y representan una amenaza para la salud humana.

Nuestros océanos y cursos de agua se encuentran contaminados con una amplia variedad de desechos marinos, que van desde microplásticos diminutos hasta aparejos de pesca y embarcaciones abandonadas.

La contaminación de los mares puede afectar los alimentos que comemos. Los metales pesados y otros contaminantes pueden acumularse en los mariscos y hacer que sea perjudicial comerlos. Pero no es todo también tienen grandes efectos en el planeta.

Otras formas de contaminación que afectan la salud de los mares son consecuencias de los derrames de petróleo o de la acumulación de muchas fuentes dispersas como los fertilizantes.

¿Qué sucede con la fauna y flora marina?

Las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces son muy graves. Una de las más habituales es la contaminación por fertilizantes.

En el caso de los fertilizantes, a medida que los nutrientes que provienen de esa fuente se acumulan en el agua, las plantas y las algas crecen a un ritmo acelerado, causando el crecimiento excesivo de las plantas y la proliferación de algas nocivas.

Cuando las plantas mueren, el proceso de descomposición reduce el nivel de oxígeno disuelto en el agua a un nivel demasiado bajo para que los peces sobrevivan, lo cuál provoca su muerte ya que al alimentarse de algas dañinas ingiere toxinas que se acumulan en su cuerpo.

Otra de las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces se relaciona con los plaguicidas y herbicidas que son muy tóxicos para los peces.

Los plaguicidas ingresan a las aguas dulces y marinas cuando se aplican a un césped o campo de agricultura, y el exceso se lava en el agua cuando llueve. La quema de combustibles fósiles arroja metales pesados a la atmósfera que se depositan en los cuerpos de agua.
Los metales pesados en el agua obstaculizan el crecimiento y deterioran el sentido del olfato de los peces, lo que dificulta su capacidad de evitar depredadores o encontrar comida.

Por otro lado, la destrucción de fuentes de alimentos es otra de las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces. Los peces se alimentan de invertebrados que viven en el agua. Si esos invertebrados se encuentran contaminados con pesticidas, eso se transfiere al pez cuando los come. Con el tiempo, el pesticida se acumula en los peces hasta que alcanza un nivel fatal.

Los medicamentos también ocasionan daños en el agua y pueden eliminar a la fauna marina. Cada vez que se ingiere un medicamento una fracción del mismo se excreta a través de la orina y las heces y se va por el inodoro. La mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales no son capaces de eliminar productos farmacéuticos por lo que las drogas pasan a través del sistema a los ríos y bahías o donde sea que se descarguen las aguas residuales tratadas.

Recientemente el tema del agua alcalina y el PH del agua se ha vuelto muy popular e incluso algunas marcas han lanzado a la venta la famosa agua alcalina con el objetivo de llevar una vida más saludable.

Precisamente por esa razón, nos pusimos a investigar un poco más acerca del tema del PH de agua para que así puedas tener información certera y sepas todo lo relacionado al PH del agua. Conoce más sobre este tema.

¿Qué es el PH del agua?

El PH es una medida que se utiliza para conocer la alcalinidad o la acidez de los diferentes compuestos que se encuentran en la naturaleza, esto dependiendo de la actividad que tengan los hidrógenos presentes en los compuestos. Para que puedas entenderlo mejor, cuando se habla de esta medición, el valor que se obtendrá es entre 0 y 14. De 7 para abajo se considera ácido, de 7 para arriba se cataloga como alcalino.

Las mediciones del PH se hacen con instrumentos especializados como el caso de las tiras reactivas o el PH-metro, este último suele ser el más exacto para hacer dichas mediciones. Para que te des una idea, el PH del agua que suele ser destinada para el consumo humano oscila entre 6.5 y 8.5, atribuyéndole a este último valor que es lo mejor para beber porque tiene más propiedades y ayuda a que el cuerpo trabaje de una mejor manera.

¿Para qué sirve el agua alcalina?

En términos generales apoya a la alcalinidad del cuerpo, es decir, a que mantengas un PH balanceado (menos ácido) y lleves una vida más saludable.

Generalmente aquella agua que tiene un PH del agua por debajo de niveles entre 6.5 podría:

  • Provocar que se forme sarro en diferentes tuberías, lo que hace que la cantidad y calidad de agua que cae por el grifo sea mucho menor.
  • En el caso de los calentadores de agua, estos se ven afectados puesto que cuentan con sarro y les cuesta trabajo funcionar adecuadamente.

Agua alcalina como una mejor opción

Con el fin de mantener tu PH equilibrado, una muy buena opción es tomar agua alcalina de purificadores, actualmente existen en el mercado filtros y purificadores que te aseguran un PH adecuado par tu salud.

Hemos ocasionado una contaminación desenfrenada de casi todos los tipos de fuentes de agua dulce disponibles. Desde pequeños estanques y lagos hasta mares la contaminación del agua prevalece en todas partes.

Y es que el consumo de agua puede ocasionar enfermedades causadas por bacterias. Por eso es importante invertir en un purificador de agua que te ayudará a defenderte de enfermedades trasmitidas por el agua contaminada.

Aquí te mencionamos 10 enfermedades causadas por bacterias en el agua, conócelas y prepárate para evitarlas.

Enfermedades causadas por bacterias ¿cuáles son?


Disentería. Una de las enfermedades causadas por bacterias es la disentería, que es una combinación de náuseas, calambres abdominales junto con diarrea severa. En casos de disentería aguda también se puede experimentar fiebre alta y rastros de sangre en la materia fecal.
Hay dos tipos de disentería: disentería bacilar, causada por bacterias y disentería amebiana causada por amebas. Cuando cualquiera de estos se ingiere a través de agua o alimentos contaminados, uno desarrollará disentería dentro de un período de gestación de cuatro días.

Arsenicosis. El arsénico es una sustancia venenosa que a menudo se libera en aguas residuales por unidades industriales situadas en las orillas de los ríos. La arsenicosis o envenenamiento por arsénico es causada debido a la exposición crónica a pequeñas cantidades de arsénico a través del agua potable.
Esta enfermedad se caracteriza por lesiones cutáneas dolorosas También puede afectar pulmones, riñones y vejiga. Para prevenir y mejorar la calidad de ese recurso, es recomendable invertir en un purificador de agua.

Polio. Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central. Una vez que una persona contrae este virus, sufre fiebre, dolor de cabeza y convulsiones, seguido de parálisis.

Tracoma. Esta infección ocular es otra de las enfermedades causadas por bacterias en agua contaminada. El tracoma produce un engrosamiento de la superficie interna de los párpados. Esto provoca dolor en los ojos, lesión en la superficie externa o la córnea, y eventual ceguera.

Fiebre tifoidea. En todo el mundo anualmente alrededor de 12 millones de personas se ven afectadas por la fiebre tifoidea. Esta infección es causada por la bacteria Salmonella Typhi. Esta es una de las enfermedades causadas por bacterias al consumir alimentos o agua contaminada. Sus síntomas incluyen náuseas, pérdida de apetito y dolor de cabeza.

Esquistosomiasis. Esta enfermedad es causada por gusanos que se propagan por los caracoles de agua dulce que viven en aguas contaminadas. Es muy común en las zonas rurales. Los gusanos en el agua penetran en la piel mientras están en contacto con el agua contaminada, causando infecciones en el hígado, pulmones, intestinos y vejiga.

Cólera. El cólera es una infección del intestino delgado causada por una bacteria. Esta enfermedad puede matar en cuestión de horas si no se trata a tiempo. Los síntomas del cólera incluyen diarrea y vómitos, así como calambres abdominales y dolor de cabeza. Según la OMS, cada año, hay entre 21,000 y 143,000 muertes en todo el mundo debido a esta infección.

Diarrea. La diarrea es una de las enfermedades más comunes causadas por la contaminación del agua. En la mayoría de los casos es ocasionada por un virus transmitido por el agua. Otra de las causas son las bacterias y parásitos del agua contaminada con heces.

¿Cuáles son las consecuencias? Produce el paso de deposiciones sueltas y acuosas que pueden causar deshidratación y muerte en niños pequeños y bebés. ¿Cómo prevenirla? Una opción es instalando un purificador de agua en las instalaciones de tu hogar.

Malaria. La contaminación del agua ha resultado en una mayor reproducción de mosquitos portadores de parásitos. La malaria es una enfermedad causada por parásitos, que se propagan por mosquitos hembra llamados anofeles. Cuando los mosquitos pican a una persona infectada con malaria, pueden transmitir la infección a otras personas.

Esta enfermedad causa fiebre alta, dolor de cabeza y escalofríos. En casos severos, incluso puede conducir a complicaciones como anemia severa, coma y hasta la muerte.

Envenenamiento por plomo. Este envenenamiento es causado por el consumo de agua contaminada con plomo, a menudo proveniente de tuberías viejas. Esta enfermedad es particularmente dañina para los niños y puede causar una serie de problemas de salud, incluidos daños en los órganos, trastornos de sistema nervioso, anemia, presión arterial alta, enfermedad renal y problemas con el sistema reproductivo.

¡Es mejor prevenir que curar! Así es como puede mantenerse alejado de estas enfermedades!

Recuerda: las personas de todas las edades pueden ser propensas a las enfermedades causadas por bacterias. Sin embargo, puedes prevenirlas practicando una higiene adecuada. La más simple de todas las medidas de prevención es consumir agua purificada. Para asegurar su calidad, una alternativa es adquirir un purificador de agua. Además, es de suma importancia que te laves las manos.

El agua tiene una gran cantidad de propiedades físicas y químicas que prácticamente ningún otro elemento que se encuentra en la naturaleza posee. De ahí que sea tan importante para la vida dentro del planeta tierra, ¿te habías puesto a pensar en ello? Pues así es, sin ella prácticamente sería imposible que se lograra la forma de vida a la que todas las personas estamos habituadas.

Y dentro de esas propiedades que tiene este vital líquido uno de los más importantes son sus estados físicos, ya que es el único elemento dentro del planeta que puede pasar de una forma a otra, sin perder sus propiedades o características que lo forman. El agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno H2O, que al juntarse hacen posible esta «magia». Vamos a conocer un poco más de los estados físicos del agua para esté más claro.

¡En total son tres los estados físicos del agua!

El agua puede estar presente en tres estados físicos: sólido, natural o líquido y aquel que es gaseoso, lo increíble de todo esto es que los tres estados físicos del agua se encuentran presentes en nuestras actividades cotidianas. Si tienes agua en su estado líquido la puedes convertir en sólido o en gaseoso de acuerdo a tus necesidades y requerimientos. Lo puedes lograr en cuestión de algunos minutos sin necesidad de utilizar máquinas especiales o cosas por el estilo.

De ahí la grandeza y esta magia del agua porque aunque existen otros componentes en el planeta que podrían acercarse a los tres estados físicos del agua, todos ellos requieren algunas pruebas o experimentos en laboratorios para así poder cambiar su estado. ¿Te gustaría conocer los estados físicos del agua a detalle?, entonces, vamos a revisar un poco más de cada uno de ellos.

1- Empecemos por el sólido

Glaciar

El sólido se logra cuando el agua es llevada a cero grados de temperatura y se genera algo llamado «punto de fusión» en el que en automático las moléculas se hacen como unas estatuas y entonces, se produce esto que se conoce en todo el mundo como hielo. El hielo es uno de los tres estados físicos del agua y es el conocido como estado sólido. Al estar a una temperatura sumamente baja, en automático enfría todo lo que se encuentra a su alrededor, un ejemplo son los cubos de hielo que introduces a cualquier bebida.

Una de las características de éste que es uno de los tres estados físicos del agua, es que, si pones agua a congelar y dentro de éste algún otro elemento, en automático esto se conserva perfectamente. Por ejemplo: si pones verduras dentro de una bolsa con agua, estás se mantendrán frescas durante un tiempo. Es una de las grandes propiedades que tiene el agua y que permite que cualquier producto o elemento al que «envuelva» se pueda mantener intacto.

2- Sigamos por su estado natural: el líquido

Otro de los estados físicos del agua y que resulta mucho más común, es su forma natural o líquida, es así como conocemos el agua. Como lo leías anteriormente el agua está formada por hidrógeno y por oxígeno, de esta manera es como sale del grifo en tu casa. Otra forma es cuando se precipita en forma de lluvia o también cuando la puedes ver en el mar, ríos y lagos que conforman el planeta.

Dentro de las curiosidades del agua cabe destacar que, tanto el cuerpo humano como el planeta se encuentran constituidos por aproximadamente un 70% de agua en estado líquido. Por eso la frase que seguramente has leído en muchas ocasiones que «el agua es vida» y esto es muy cierto porque a partir del agua es que se pueden desarrollar y formar todos los seres vivos. El ser humano al gestarse dentro del vientre materno se encuentra «flotando» en agua ya que ésta tiene las propiedades suficientes e idóneas para que el feto pueda formarse adecuadamente. El agua ayuda a la formación y desarrollo de las personas en su crecimiento.

Conozcamos el tercer estado: el gaseoso

Dentro de los tres estados físicos del agua, el tercero es el gaseoso y este sucede cuando el líquido llega a algo que se conoce como «punto de ebullición» éste se logra cuando la temperatura es elevada a 100 grados centígrados, a partir de ahí el líquido se comienza a evaporar y se convierte en gas. Este estado es más común verse en lugares como la cocina al elaborar los alimentos ya que requieren del punto de ebullición para su cocción. ¿Has escuchado algo que en la cocina se llama «baño maría»?, pues es precisamente esto, el vapor que produce el agua sirve para cocer distintos alimentos, como si fuera tipo horneado, que no es posible de lograrse con otros métodos.

También el vapor del agua o el estado gaseoso de la misma, se utiliza para diferentes procesos cosméticos, por ejemplo: para que algunos nutrientes se impregnen mejor en la piel, se recomienda en muchas ocasiones exponer el rostro a vapor de agua antes de aplicar ciertas mascarillas o tratamientos. También se utiliza, en los “baños de vapor, sauna o temazcal” que ayudan a que la piel se desintoxique y revitalice. Esto se hace mediante vapor de agua y es precisamente el estado gaseoso lo que logra la posibilidad de este tipo de formas del agua.

Todos los estados físicos del agua tienen sus beneficios y es el mismo elemento

Después de leer la información de los estados físicos del agua, conociste un poco acerca de sus características y propiedades, en definitiva es posible concluir lo que leías al principio de este vital líquido. Es realmente una de las maravillas más importantes que se encuentran en la naturaleza. De ahí la importancia del uso y aprovechamiento adecuado, así como su cuidado para poder seguir obteniendo beneficios al utilizar de manera favorable estos tres estados físicos del agua. Recuerda que es un recurso no renovable, y está en las manos del hombre cuidarla y preservarla. ¡No se te olvide!

Seguramente has escuchado el término de “aguas negras” pero, sabías que éstas ¿no sólo se encuentran en el drenaje?, pueden ser procedentes del agua de lluvia a través de la infiltración en la tierra. Estas aguas negras ya tratadas, se reutilizan en diferentes actividades cotidianas, no ¡no te asustes! Es una práctica bastante normal, ¿por qué?, porque este tipo de aguas se reciclan y pueden tener un doble fin.

Pero precisamente para que no tengas dudas de la forma en la que se reciclan las aguas negras, a continuación te vamos a compartir algunas de las cosas que suceden al momento de hacer esta limpieza de ese tipo de aguas y en qué son aprovechadas. Haciendo una reflexión, piénsalo así: hay poca agua potable en el mundo, y reciclarla, de cualquier manera, es una ganancia para todos, así que utilicémosla de todas las formas posibles.

¿Qué son las aguas negras?

Comencemos por definir qué son las aguas negras, son aquellas aguas que se componen en su mayoría por los residuos fecales y orina que provienen de desechos orgánicos de los seres humanos como de los animales. También pueden contener algunos residuos y desechos tóxicos como el caso de metales pesados.

Ahora bien, se debe de ser muy consciente y cuidadoso con el manejo y uso de este tipo de aguas puesto que en términos generales contienen una serie de partículas que pueden ser nocivas para la salud, causantes de enfermedades como: tifoidea, hepatitis o cólera que si no se reciclan adecuadamente, podrían desatar problemas de salud pública.

¿Cómo se reciclan?

A continuación te daremos información del proceso a través del cual las aguas negras son tratadas, para poder reutilizarse en diferentes actividades de manera cotidiana, aquí el proceso:

1. Existe un proceso para llevar a cabo el tratamiento de estas aguas, y se lleva a cabo en las “Plantas de tratamiento de aguas residuales PTAR”, éstas cuentan con el equipo especializado para poder limpiar este tipo de líquidos.
2. En cuanto llegan estas aguas y son recibidas, se buscan los residuos sólidos, es decir, aquellos que son fáciles de eliminar o que son visibles. Se eliminan de manera fácil para que así puedan continuar el siguiente proceso de limpieza.
3. Ahora sí, con esa agua que está libre de desechos sólidos, se inicia una serie de procesos químicos a través de los cuales se pueden comenzar a eliminar todos los desechos que no son visibles. Dichos procesos tienen nombres específicos como la sedimentación en las que se espera que los desechos se asienten para que así se puedan separar, la coagulación, el cribado, la floculación y el tamizado, son los siguientes métodos que se emplean para liberar de todas las partículas nocivas al agua.
4. Después de todos esos procesos, se ingresan una serie de microorganismos, es decir una especie de “bacterias” que se introducen al agua para poderles quitar todos los agentes nocivos que puedan producir contaminación. Este tipo de microorganismos se llaman lodos activados, filtros y bacterias que son “buenos”.
5. Por último, a esta agua que ha pasado por todos los filtros antes mencionados, se le hace una última limpieza o una purificación más y aquí se le retiran los metales pesados y las sales, en cuanto eso sucede, el agua está lista para poderse reutilizar.

Pero, ¿en qué actividades se puede reutilizar?

Evidentemente no se usa para el consumo humano, es decir, para beber o lavar trastes o alimentos. Generalmente este tipo de aguas negras cuando son recicladas se pueden usar en diferentes actividades, aunque la principal podría ser el riego de diferentes cultivos, lo cual es benéfico. Ayuda a que la producción de algunos frutos o verduras crezcan de manera más rápida.

Otros de los usos que tiene este tipo de agua, puede ser en la limpieza de espacios públicos como la alimentación de las fuentes y otras actividades que no tienen que ver con el consumo humano, pero que sin duda son de mucha utilidad para las actividades cotidianas.

¡Con está información, ya queda más claro!

Ahora que ya conoces este proceso, puedes saber que las aguas negras son tratadas y posiblemente te encuentres en contacto con ellas, y como lo leías al principio, es totalmente natural. El agua que hay en nuestro planeta es poca, así que hay que aprovecharla al máximo para que todos podamos tener este recurso disponible. Lo más importante es que tengas claro que este tipo de acciones trae beneficios para todas las personas, hagamos un poco de conciencia.

 

El ciclo del agua es el movimiento continuo a través de diferentes etapas de transportación del agua en forma circular, este ciclo hidrológico realmente no tiene un punto de partida. Hay 4 fases del ciclo del agua, nos referimos, a la evaporación, condensación, precipitación y escorrentía.

Las fases del ciclo del agua comienzan cuando el sol brilla y el agua del océano o del lago se evapora, debido al calor del sol, posteriormente sube a la atmósfera. Este vapor se combina y se convierte en nubes. Cuando las nubes se vuelven densas, se precipitan en forma de lluvia, nieve, granizo o aguanieve a la superficie de la tierra y encuentran su camino en el subsuelo en lagos, arroyos, mares y ríos. Y nuevamente inicia el  ciclo hidrológico.

Conozcamos las fases del ciclo del agua

1- La evaporación es la primera de las fases del ciclo del agua: En esta etapa el sol es el encargado de que el agua que se encuentra en lagos, océanos, ríos y suelos, así como en los seres vivos y plantas a través de la transpiración, se evapore y suba a la atmosfera, formando las nubes que no es más que el agua es estado gaseoso.

Sin embargo, en lugares donde la presión del aire y la humedad son menores, se necesita mucha menos energía térmica para evaporar el agua porque hay menos presión que mantiene unidas las moléculas de agua.

La nieve y el hielo pueden convertirse en vapor de agua sin convertirse primero en agua. Este proceso se llama sublimación y es el resultado de la baja humedad y los vientos secos. Esto generalmente ocurre en los picos de las montañas u otros lugares elevados, ya que la menor presión de aire significa que se necesita menos energía para sublimar el hielo en vapor de agua.

Algunos de los picos más altos de la Tierra, como el Monte Everest, tienen todos los componentes necesarios para el cambio del estado del agua: luz solar intensa, bajas temperaturas, baja presión de aire, viento fuerte y poca humedad.

2- Otra de las fases del ciclo del agua es la condensación: En ella el vapor de agua, que se ha elevado al cielo en estado gaseoso, se enfría cuando entra en contacto con el aire más frío que se encuentra en la altura. El vapor se convierte en una nube, que se va moviendo con las corrientes de aire y los vientos.

Si el vapor de agua se enfría por encima de cero grados centígrados, se condensará como agua. Esencialmente, el agua en estado gaseoso se comenzará a condensar en la superficie, formando las nubes o neblina, compuestas por pequeñas partículas. Estas pequeñas gotas comenzarán a caer una en la otra y se fusionarán, produciendo una gota más grande. Cuando una gota es lo suficientemente grande, la gravedad la empujará a una velocidad que excede la corriente ascendente en la nube, lo que hace que la gota regrese a la tierra, iniciando el siguiente proceso.

3- Este proceso se llama, comúnmente, precipitación: Si la precipitación ocurre en condiciones que son particularmente frías o tienen una presión de aire muy baja, estas gotas de agua a menudo se pueden cristalizar y congelarse. Esto hace que el agua caiga en forma sólida, conocida como granizo, nieve o aguanieve.

Cuando el agua se infiltra en el suelo, se moverá en todas las direcciones hasta que se filtre en arroyos cercanos o se vaya al subsuelo en lo que se conoce como almacenamiento de agua subterránea.

4- Finalmente, otra de las fases del ciclo del agua es la escorrentía: Después de que el agua ha caído y el suelo se ha saturado, o la nieve se ha derretido, el agua sigue la gravedad y cae por colinas, montañas u otras pendientes para formar ríos o unirse a ellos. Este proceso se conoce como escorrentía y es la forma en que el agua se detiene en los mantos acuíferos para recargarlos, y vuelve a iniciar el ciclo del agua.

Las fases del ciclo del agua suceden de forma cíclica, sin principio ni fin. A medida que la precipitación ocurre en una parte del mundo, la evapotranspiración sucede en otro lugar. El ciclo del agua nunca termina, razón por la cual los océanos se mantienen nivelados, siempre hay nubes en algún lugar del cielo, el agua que se haya infiltrado será liberada e incluso una gran parte de las capas de hielo se derretirán, liberando agua que se ha almacenado durante millones de años.

El agua es vital e importante para el desarrollo de la vida, se utiliza para la producción de alimentos, energía, desarrollo socioeconómico, conservación de los ecosistemas, etc. Existen diversos factores que afectan a la calidad y cantidad de agua tales como: contaminación, cambio climático, crecimiento de la población, infraestructura de mala calidad, por mencionar algunas.

El derecho humano al agua es fundamental, pero no todos tienen acceso a ella, el crecimiento de la población a nivel mundial incrementa cada vez más y como consecuencia la demanda de agua es mayor y la oferta no es suficiente para abastecer y satisfacer las necesidades básicas.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que: 844 millones de personas carecen de un servicio básico de agua potable, al menos 2000 millones de personas en todo el mundo se abastecen de agua potable contaminada por heces. Para 2015 se prevé que la mitad de la población mundial vivirá en zonas con escasez de agua. De ahí la importancia de tomar conciencia y el cuidado del agua.

Agua potable: importante para la salud

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo 3 de cada 10 personas no tienen acceso al agua potable y 6 de cada 10 no cuentan con saneamiento. La falta de agua potable y saneamiento trae como consecuencia deshidratación y enfermedades diarreicas, principales causas de muerte sobre todo en la población infantil.

Es importante consumir en cantidad y calidad agua potable para evitar enfermedades y deshidratación

Se dice que hay una relación directa entre “pobreza” y “mala calidad del agua”, como con el “saneamiento deficiente”. Las poblaciones rurales son las más afectadas ya que no tienen acceso al servicio. Y aquellas que lo tienen, en la mayoría de los casos, deben recorrer largos trayectos para llevarla a sus hogares, esta actividad normalmente la realizan mujeres y niños.

No sólo los hogares carecen de agua potable de calidad. En el mundo, los países menos desarrollados no cuentan en sus centros de salud con ese beneficio y los niveles de saneamiento son muy bajos o nulos. Es por eso que se recomienda tomar medidas en los hogares y utilizar soluciones que eliminen impurezas y contaminantes como pueden ser los filtros y purificadores de agua para reducir el riesgo de enfermedades.

Calidad del agua: consejos para no contaminarla

El acceso y la calidad del agua es un factor fundamental, ya que la presencia de ciertos contaminantes puede provocar problemas de salud, como enfermedades gastrointestinales, problemas de reproducción y trastornos neurológicos.

Desde los hogares debemos tomar medidas para cuidar del agua y evitar su contaminación cuidando el medio ambiente para evitar enfermedades. Usar productos de limpieza biodegradables para no afectar el subsuelo. No vaciar en las coladeras, aceite comestible, aceite sintético, productos químicos, medicinas, etc. Estas pequeñas medidas son grandes aportaciones para mantener limpio el ambiente y cuidar la calidad del agua desde casa. La contaminación repercute en el ciclo del agua, afectando a las personas, flora, fauna, especies marinas, etc.

Beneficio del consumo de agua: para la belleza

Recuerda: el consumo de agua potable en cantidades adecuadas sirve para mantener la piel hidratada, suave y luminosa. Mejora la elasticidad y le da firmeza, previene la aparición de las líneas de expresión, enfermedades de la piel, inflamación y acné.

Tonifica los músculos, ayuda a eliminar las toxinas, la grasa acumulada, la fatiga, ayuda en la digestión y en el buen funcionamiento de los órganos internos como: hígado, riñones, sistema inmunológico, mejora la resistencia en los ligamentos, lubrica las articulaciones, mejora la absorción de los nutrientes de los alimentos. Si el cuerpo esta bien hidratado se activa el sistema del control de bacterias en la boca, previendo enfermedades bucales como gingivitis o caries.

Consumir cantidades adecuadas de agua es muy  importante porque trae muchos beneficios al cuerpo.

Aliada en las actividades cotidianas

Consumir agua potable todos los días es de vital importancia para el desarrollo de las actividades

Si prácticas ejercicio o actividades al aire libre sobre todo cuando el clima es muy caluroso debes mantenerte hidratado, no olvides llevar contigo siempre un recipiente con agua. Recomiendan tomar diariamente al menos de 1 a 2 litros diarios, las cantidades varían de acuerdo a la edad, sexo, y las actividades físicas que realices.

Dato importante: ¿sabías que el cerebro está compuesto por más del 70% de agua?. Si no recibe líquidos, su funcionamiento será lento y podría ocasionar dolor de cabeza, trastornos en el sistema nervioso, falta de memoria, fatiga crónica, entre otros. Consumir agua potable es indispensable para la salud ayuda a mejorar la circulación y el sistema nervioso.

Sin duda es un compromiso de todos contribuir en el cuidado del agua y con pequeñas medidas que tomemos en nuestros hogares o cambiando nuestros hábitos se pueden lograr grandes cambios. Puedes seguir alguno de estos consejos para cuidar el agua. Ponlos en práctica y comienza a ser más amigable con el ambiente.