El 5 de Junio de cada año se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Establecida por la ONU en el año 1972, este día busca crear consciencia en la población del mundo en todo lo relacionado a los temas medioambientales, haciendo énfasis en la atención y acción política. Es una fecha en la que el mundo debería hacer un alto y reflexionar acerca del impacto que tenemos los seres humanos en el medio ambiente, la forma en que gestionamos los recursos y nuestros hábitos de producción y consumo.

¡Esta nota también te puede interesar!: Día Mundial Del Medio Ambiente Dedicado a la Contaminación del Aire

¿Por qué se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente?

En el año 1972 se hizo en Estocolmo la primera conferencia sobre las cuestiones relativas al medio ambiente. Recordemos que fue a mediados de siglo, justo después de terminada la Segunda Guerra Mundial que ocurre un desarrollo meteórico de la producción y comercialización de bienes de consumo. Esto coincide con el descubrimiento y masificación de nuevas tecnologías y materiales como los termoplásticos (polietileno, poliestireno, polipropileno, PET) que en un principio se ofrecieron como la solución más práctica y económica pero que luego se convertirían en un problema para el medio ambiente.

Ya para los años 70 se comienza a percibir el impacto de la actividad humana en el medio ambiente y la Conferencia de Estocolmo o Conferencia sobre el Medio Humano se convirtió en la primera iniciativa para discutir y forjar visiones comunes sobre aspectos básicos de la protección y mejora del entorno humano. El 15 de diciembre de 1972 la ONU aprueba una resolución que designa el 5 de Junio como el día mundial del Medio Ambiente, en la que se insta a las naciones pertenecientes a este sistema a crear actividades que despierten conciencia y soluciones orientadas a la mejora del medio ambiente.

Aunque parece una fecha protocolar, la celebración de esta fecha ha contribuido a crear presión política para abordar y crear soluciones conjuntas a nivel mundial acerca de problemas como la reducción de la capa de ozono, calentamiento global, el manejo y gestión de desechos tóxicos entre muchos. Es una plataforma que permite exponer ante el mundo entero las problemáticas y soluciones que permiten hacer cambios en los hábitos de consumo de todos.

¿Cómo se celebra el día del medio ambiente?

El día del medio ambiente se celebra cada año en un país diferente y las actividades se organizan en torno a un tema o lema particular, que busca llamar la atención sobre un tema particular que debe ser atendido de forma urgente.

Este es un evento en el que se busca involucrar a la población, hacerles tomar conciencia de la importancia de su participación en la conservación medioambiental. Es por esto que la ONU promueve la creación de concentraciones, conciertos y otras actividades al aire libre. Asimismo, se busca crear un espacio de discusión y divulgación en los centros educativos, por lo que se hacen concursos de ensayos, afiches y otros medios dentro de colegios y universidades. En las ciudades y poblados se crean campañas de reciclaje, limpieza y reforestación.

Pareciera que esta fecha es una formalidad, pero es la oportunidad perfecta para que los medios de comunicación creen reportajes de información y divulgación, que tienen un alcance mayor dentro de la población y que permiten la creación de conciencia del papel protagónico de todas las personas dentro del impacto ambiental.

La celebración del día del medio ambiente no se limita al nivel ciudadano, sino que se crea la oportunidad para firmar acuerdos, hacer conferencias y reuniones en las que se pueden hacer convenios internacionales o estructuras gubernamentales relacionadas al manejo y planificación medioambiental. Por esta razón la sede del día del medio ambiente cambia cada año. Los países anfitriones se encargan de organizar las celebraciones oficiales en torno al tema elegido.

En el año 2018 el país anfitrión fue India y el lema fue “Sin contaminación por plásticos”, pues se buscaba hacer un llamado de atención sobre la problemática del consumo, disposición y contaminación creada por el uso indiscriminado de objetos de plástico de un solo uso. En 2019 el país anfitrión será China y el tema será “Unidos por un planeta sin contaminación de aire”.

China es uno de los países con unos niveles de polución del aire más elevados a nivel mundial, hasta el punto en que hay mayor incidencia de cáncer pulmonar y otras enfermedades respiratorias. Además, esta nación es la mayor productora de contaminantes del mundo. Desde esta perspectiva es un gran avance que el país se involucre de forma tan directa en la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y del resto del mundo con la implementación de planes de acción orientados a crear alternativas para sostener su crecimiento económico sin tener un impacto tan negativo en el planeta.

A pesar de que el agua que se encuentra en el ambiente y que forma todos los mantos acuíferos que existen en el planeta constantemente está en renovación, esta no aumenta ni disminuye, sólo se transforma. A este proceso se le denomina ciclo del agua y tiene fases muy específicas que si las conocemos, entenderemos de mejor manera cómo se consigue el agua que se consume diariamente.

Es por esta razón que te invitamos a conocer el ciclo del agua y cada una de sus fases, para estar más consciente de cómo se forman los cuerpos de agua que rodean al planeta y que permiten que puedas tener agua cuando abres el grifo en tu cocina, en tu baño o en cualquier lugar; es increíble cómo la naturaleza puede lograr de forma automática este proceso tan perfecto.

Conoce el ciclo del agua

Lo primero que se debería poner muy en claro es ¿qué es el ciclo del agua? Pues este es básicamente un proceso a través del cual el agua va cambiando de forma, de tal manera que está en su fase sólida o líquida, se convierte el gas y nuevamente en líquida y así sucesivamente; es un proceso que ha permanecido desde que la tierra existe y seguirá sucediendo mientras haya vida en este planeta.

Cabe mencionar que si el ciclo del agua no existiera, la Tierra como planeta se convertiría en un lugar inhóspito para vivir. Conoce el ciclo del agua en las siguientes líneas y date cuenta de lo importante que es.

Todo comienza con la evaporación

El sol es el más importante y básico componente para que se logre el ciclo del agua, éste se encarga de calentar los cuerpos de agua que se encuentran en estado sólido (en el caso de la nieve) o líquido (lagos, ríos o mares) a tal grado que estos hiervan y se conviertan literalmente en gas.

Ahora sigue la condensación

Esa agua que ya se evaporó, al ser gas, tenderá a subir y con ello formar las nubes de tal manera que el agua se encuentre contenida en todo lo que ves en el cielo: las nubes que ves en el cielo están formadas por gases que provienen del proceso de condensación del agua que previamente se evaporó y subió.

Y después ¡se precipita!

El siguiente paso dentro del ciclo del agua es saber que esa agua que se encuentra presente en forma de nubes es transportada por el aire a través de muchos y muchos kilómetros, de tal manera que la nube que está arriba de ti en este momento, podría provenir desde cualquier parte del planeta tierra y alguna que se haya formado en el lugar en el que vives, en este momento esté en el otro hemisferio de la tierra, todo esto gracias al aire, que es el medio de transporte perfecto.

Obviamente, las nubes formadas como tales, no resisten tanto tiempo, su ciclo de vida es limitado y por ello se rompen y precipitan en forma de lluvia o también en forma de nieve (esto se logra al momento que suben a capas superiores de la tierra donde el ambiente es más frío y se congelan) y así, todo lo que sube tiene que bajar y en automático este líquido que venía de la tierra, vuelve a caer en ella.

Llega el momento en el que escurre

En cuanto el agua que ha caído en la tierra, esta comienza a escurrirse y justamente lo hace a diferentes formaciones acuosas que existen en todo el planeta como los lagos, ríos, océanos o mares para nuevamente comenzar el ciclo anteriormente ha descrito.

Cabe mencionar que el ciclo del agua se desarrolla a partir de los cuerpos de agua, pero no es algo que sea privativo de los lagos y ríos, también el agua se filtra al suelo y ésta a su vez a los mantos freáticos (subterráneos) de donde también emerge para conseguir este proceso y que así todo el globo terráqueo tenga este líquido vital.

¿Verdad que después de haber leído todo esto te quedas con la boca abierta? Realmente el ciclo del agua es totalmente perfecto y permite que siga existiendo vida, vegetación y condiciones para que este sea un planeta habitable para todos los que estamos en esta, que es nuestra única casa.

La contaminación del agua tiene lugar en lagos, ríos, océanos y aguas subterráneas y representa un problema muy importante especialmente en medida que crece la producción de sustancias potencialmente dañinas. Con el calentamiento global y el cambio climático, nuestro planeta atraviesa una aguda crisis de agua. Además, con el crecimiento de la población los recursos hídricos también se están contaminando a un ritmo acelerado.

Si bien no existe una medida única para detener la contaminación del agua, existen varias cosas que podemos hacer para reducir la contaminación.

¿Cómo evitar la contaminación del agua?

 

  • Usa menos plástico. El plástico que consumimos puede tardar más de cinco siglos antes de degradarse, por lo tanto, procura consumir la menor cantidad posible de productos de este material y reutiliza los envases tantas veces como sea posible, además usa botellas de vidrio que son más amigables con el medio ambiente. Estas acciones limitan el consumo de plástico y en consecuencia, menos residuos terminarán en los ríos, lagos y océanos del mundo.
  • No deseches aceites en el fregadero, mejor recolecta el aceite en una botella y tíralo a la basura.
  • Productos químicos de limpieza. Al igual que los aceites, los productos químicos de limpieza contaminan cuando entran en contacto con el agua, procura desechar los restos de estos en el bote de basura y no en el fregadero.
  • Nunca tires los medicamentos en el escusado. Colócalos en una bolsa y tíralos en la basura.
  • Utiliza el lavavajillas y la lavadora en carga completa, así ahorras agua.
  • Limita el consumo de detergentes. En su lugar, usa productos ecológicos biodegradables, aunque pueden ser más caros, representan una buena inversión.

Otras medidas para no contaminar el agua en el hogar:

  • Todo el mundo desea un buen jardín en su casa, pero es increíble la cantidad de agua que desperdiciamos en su mantenimiento. Instala en tu vivienda un colector de agua de lluvia para que puedas usarla para regar tu césped y plantas, además, evita los pesticidas.
  • Tanques sépticos. Si tienes un tanque séptico, asegúrate de que drene directamente al sistema de alcantarillado.
  • Usa agua con moderación. En el baño, cierra el grifo mientras cepillas tus dientes y toma duchas de 10 minutos y reutiliza el agua para el escusado, regar plantas y lavar el auto.
  • Si ves a alguien tirando basura cerca del agua, pídele que la tire en otro lugar, si encuentras basura en el piso, recógela, ponla en una bolsa y tírala cuando llegues a casa. Es fácil pensar que alguien más hará el trabajo, pero todos podemos ayudarnos mutuamente y a nuestro entorno con pequeñas acciones.
  • Evita la contaminación química. Si notas que alguien arroja productos químicos al agua, o si te enteras de un incidente de este tipo, avisa a las autoridades.
  • Consume productos orgánicos. Si bien muchos disfrutamos comiendo carne, es importante pensar en el impacto ecológico de las granjas industriales. Estos establecimientos producen enormes cantidades de residuos, lo que daña los suministros de agua cercanos, siempre que sea posible, compra carnes orgánicas.
  • Únete a las organizaciones de conservación de agua. Si tienes tiempo, puedes colaborar con una organización de conservación de agua o donar dinero. Incluso las pequeñas donaciones pueden tener un impacto positivo en aquellos que luchan por mantener nuestro suministro de agua seguro y saludable.

¡Ya puedes comenzar a hacer grandes cambios con pequeños esfuerzos! ¡Protege el agua, protege la vida!

La contaminación del agua es un fenómeno que está acabando con cientos de espacios de este líquido vital en todo el planeta y cada vez hay más acciones que buscan detener este fenómeno. Otro de los grandes problemas que aquejan a la humanidad es la contaminación del suelo porque es ahí donde cientos de especies animales, incluido el hombre, pueden habitar y establecer sus territorios.

La contaminación del suelo es una situación que atañe a toda la población por ello a continuación conocerás cuales son las principales causas de esta.

Causa 1: acontecimientos desafortunados

Las pruebas químicas o nucleares que hacen diferentes países para realizar investigaciones de sus distintos armamentos en territorios lejanos pueden causar destrucción y contaminación del suelo a tal grado que podrían pasar miles de años para que el suelo se regenere de forma natural.

Desastres químicos como el ocurrido en la ciudad ucraniana Chernobyl en 1986, conocida mundialmente por su planta nuclear, que gracias a una prueba desafortunada, la ciudad entera fua evacuada por la cantidad de gases tóxicos liberados; este hecho produjo la contaminación del suelo compable con el Tsunami y terremoto sucedido en Japón en 2011.

Causa 2: situaciones “comunes” y cotidianas

Hay algunas acciones cotidianas que generan contaminación del suelo como los sistemas ineficientes para la eliminación de la basura urbana, la cual en muchas ocasiones termina en tiraderos a “cielo abierto” lo cual reduce toda posibilidad de emplear este suelo para otro tipo de fines, además generan gases y componentes nocivos que deterioran el suelo al grado de causar daños irreversibles.

Causa 3: por agricultura mal practicada

Algunas personas que se dedican a la agricultura en su afán de conseguir cosechas de forma más rápida, aplican diferentes componentes químicos que producen contaminación del suelo como los pesticidas, plaguicidas o fertilizantes que pueden ser peligrosos porque no son de origen natural.

Por supuesto que el uso de aguas negras para el riego también produce contaminación del suelo.

Causa 4: la industria también aporta, negativamente hablando

La eliminación de desechos es una de las políticas que deben ser reguladas por las autoridades responsables del medio ambiente en cualquier comunidad; debido a que las industrias cuentan con sistemas que no se contemplan en ninguna legislación, lo cual se traduce en problemas de contaminación del suelo.

Causa 5: también se contamina naturalmente

Este tipo de contaminación sería el menos nocivo si sucediera en pequeñas cantidades, y se refiere a que algunas rocas que contienen metales como el níquel, cromo o plomo y que por procesos naturales llegan al suelo de manera natural, contaminándolo.

Cabe mencionar que algunas actividades del hombre han desencadenado que exista una liberación excesiva de este tipo de metales y la contaminación sea mayor de lo que el suelo puede asimilar.

¡Hay que hacer conciencia!

Después conocer estas cinco causas, seguro que hay actividades que te puedes sumar para combatir la contaminación, entendiendo que una pequeña acción puede reflejarse en grandes cambios que ayuden a que nuestro planeta.

Los mares absorben hasta un cuarto de todas las emisiones de carbono creadas por el hombre lo que cambia el pH de las aguas superficiales y como consecuencia provoca la acidificación. Este problema está empeorando rápidamente: los océanos ahora se acidifican más rápido de lo que lo han hecho en unos 300 millones de años.

Se estima que para fines de este siglo, si mantenemos el ritmo de nuestras prácticas de emisiones actuales, las aguas superficiales del océano podrían ser casi un 150 por ciento más ácidas de lo que son ahora. Pero esa no es la única fuente de contaminación.

Los plásticos, fertilizantes y las técnicas de pesca también causan contaminación en los mares.

¿Cómo se contaminan los mares?

Atardecer playa

La mayoría de la basura que ingresa al océano cada año es de plástico y llegó para quedarse porque no puede biodegradarse. Puede persistir en el medio ambiente durante un milenio contaminando nuestras playas y arruinando la vida marina.

Se estima que el 80 por ciento de la basura marina llega gradualmente a través de desagües pluviales, alcantarillas y otras rutas. Una excelente razón por la que todos debemos reducir la contaminación plástica, sin importar dónde vivamos.

Las descargas químicas de las fábricas, el desbordamiento de las aguas residuales sin tratar de los sistemas de tratamiento de agua y las aguas pluviales y la escorrentía agrícola son otras de las formas de contaminación de los mares.

La basura marina es otro problema de contaminación en nuestro océano. Los desechos marinos hieren y matan la vida marina, interfieren con la seguridad de la navegación y representan una amenaza para la salud humana.

Nuestros océanos y cursos de agua se encuentran contaminados con una amplia variedad de desechos marinos, que van desde microplásticos diminutos hasta aparejos de pesca y embarcaciones abandonadas.

La contaminación de los mares puede afectar los alimentos que comemos. Los metales pesados y otros contaminantes pueden acumularse en los mariscos y hacer que sea perjudicial comerlos. Pero no es todo también tienen grandes efectos en el planeta.

Otras formas de contaminación que afectan la salud de los mares son consecuencias de los derrames de petróleo o de la acumulación de muchas fuentes dispersas como los fertilizantes.

¿Qué sucede con la fauna y flora marina?

Las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces son muy graves. Una de las más habituales es la contaminación por fertilizantes.

En el caso de los fertilizantes, a medida que los nutrientes que provienen de esa fuente se acumulan en el agua, las plantas y las algas crecen a un ritmo acelerado, causando el crecimiento excesivo de las plantas y la proliferación de algas nocivas.

Cuando las plantas mueren, el proceso de descomposición reduce el nivel de oxígeno disuelto en el agua a un nivel demasiado bajo para que los peces sobrevivan, lo cuál provoca su muerte ya que al alimentarse de algas dañinas ingiere toxinas que se acumulan en su cuerpo.

Otra de las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces se relaciona con los plaguicidas y herbicidas que son muy tóxicos para los peces.

Los plaguicidas ingresan a las aguas dulces y marinas cuando se aplican a un césped o campo de agricultura, y el exceso se lava en el agua cuando llueve. La quema de combustibles fósiles arroja metales pesados a la atmósfera que se depositan en los cuerpos de agua.
Los metales pesados en el agua obstaculizan el crecimiento y deterioran el sentido del olfato de los peces, lo que dificulta su capacidad de evitar depredadores o encontrar comida.

Por otro lado, la destrucción de fuentes de alimentos es otra de las consecuencias de la contaminación de los mares en los peces. Los peces se alimentan de invertebrados que viven en el agua. Si esos invertebrados se encuentran contaminados con pesticidas, eso se transfiere al pez cuando los come. Con el tiempo, el pesticida se acumula en los peces hasta que alcanza un nivel fatal.

Los medicamentos también ocasionan daños en el agua y pueden eliminar a la fauna marina. Cada vez que se ingiere un medicamento una fracción del mismo se excreta a través de la orina y las heces y se va por el inodoro. La mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales no son capaces de eliminar productos farmacéuticos por lo que las drogas pasan a través del sistema a los ríos y bahías o donde sea que se descarguen las aguas residuales tratadas.