Cacomixtle, un citadino más

SEP
13
2011


El cacomixtle es un mamífero omnívoro, es decir, come todo lo que esté a su alcance. Es una especie mayormente de México y su tamaño es similar al de un gato.

Pesa alrededor de un kilogramo y su tamaño promedio es de 80 centímetros de largo. Este pequeño animal es de color pardo claro, similar al mapache, de cola muy larga con anillos oscuros; forma parte de la fauna urbana, ya que el cacomixtle saca provecho de los desperdicios que la gente suele dejar, lo que les permite vivir en zonas rurales y suburbanas.

En la ciudad de México, muchos cacomixtles se encuentran en la reserva ecológica 'El Pedregal de San Ángel, y pese al poco tamaño de esta reserva, ha logrado mantener muchas de las especies originales del área. También se sabe que habitan en el Bosque de Chapultepec.

Ambos sitios comparten el hecho de que se cierran al público durante la noche, lo que permite a los cacomixtles realizar sus actividades, pues son de hábitos nocturnos.

Sin embargo debido a la amenaza que el hombre junto con la mancha urbana representan, este pequeño mamífero se encontraba hasta hace no mucho en peligro de extinción.

Sin embargo, autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente expusieron que el cacomixtle, junto con otros animales que estaban en peligro de extinción, se recuperan paulatinamente en el área natural protegida de la Sierra de Tepotzotlan.

Y es que, uno de los mayores enemigos del cacomixtle, no es la caza como suele ser en la mayoría de los casos, si no la destrucción de su hábitat.

También es cierto que al ser una especie que habita muy cerca del hombre, muchas veces se le confunde con plagas o animales indeseados como las ratas; ocasionando que muchas veces se opte por envenenarlos o ponerles trampas que poco a poco van disminuyendo su población.

Se sabe que desde Iztapalapa hasta Veracruz, la gente en sus hogares o cerca de ellos, ha encontrado Cacomixtles. Por tanto, si eres Fan del Agua y alguna vez encuentras una de estas criaturas, trata únicamente de ahuyentarla sin hacerle daño.

Promueve su conservación y ayuda a que no vuelva a estar en peligro de extinción.